Carolina Ribera a su llegada a Roboré. (Foto: Captura de video)

Bolivia Digital

La Unidad de Apoyo a la Gestión Social del Ministerio de la Presidencia aclaró hoy que el viaje que hizo ayer la representante de esa dependencia, Carolina Ribera, a la localidad de Roboré, en Santa Cruz, fue para visitar a los familiares de la enfermera que falleció por COVID-19, entregar ayuda y atender demandas de la población.

En un comunicado oficial, dicha unidad explicó que el viaje se hizo para entregar alimentos e insumos de bioseguridad a las autoridades de la región con el fin de fortalecer las capacidades de respuesta contra el virus.

“También para escuchar las necesidades de la gente y evaluar salidas ante ello”, agrega el documento.

Sin embargo, esta visita generó algunas críticas de parte de algunos actores políticos, quienes especularon que se trataba de un “paseo de turismo”. Sin embargo, Carolina Ribera señaló a su llegada a Roboré, la tarde de ayer, que el objetivo de la visita era conocer la situación en la que se encuentra esa población.

“(…) Solicitamos —con todo respeto— a los políticos que critican este viaje que dejen la política de lado. Vivimos en un tiempo en el que hay que dejar cualquier diferencia de lado y hay que unificarnos por la salud de los bolivianos”, complementa el comunicado.

Al respecto, la presidenta Jeanine Áñez expresó su concordancia con el enunciado de Gestión Social. “(…) vivimos un momento en el que debemos dejar de lado cualquier diferencia para luchar por la salud desde la unidad. Vamos a salir adelante”, añadió en su cuenta de Twitter.