Atención financiera en la cuarentena nacional. Foto: RRSS

Franz Acarapi / Bolivia Digital

La Gestora Pública de la Seguridad Social de Largo Plazo informó que la Canasta Familiar, el Bono Familia y el Bono Universal, aplicados para atender a la población en la etapa de emergencia sanitaria nacional y evitar la expansión del coronavirus (COVID-19), serán sometidos a un proceso de auditoría especial una vez que concluyan los pagos.

La entidad estatal detalló, mediante un comunicado, que estas medidas de apoyo a la población serán controladas de ese modo al tratarse de recursos públicos, y que los resultados serán presentados a la población de manera oportuna.

El Gobierno determinó aplicar la Canasta Familiar, el Bono Familia y el Bono Universal con la finalidad de atender las necesidades de la población afectada por la cuarentena nacional a causa de la pandemia presente en los nueve departamentos del país.

La Canasta Familiar de Bs 400 beneficia a personas que reciben la Renta Dignidad, pero que no acceden a la jubilación, mujeres que cobran el Bono Juana Azurduy y las personas con discapacidad moderada, grave y muy grave.

El Ejecutivo también creó el Bono Familia que consiste en el pago de Bs 500 por única vez por cada hijo en el nivel inicial (prekínder, kínder), primaria y secundaria de los establecimientos fiscales y de convenio, además de los colegios privados, educación especial y alternativa, que en conjunto beneficia a un universo de 3,2 millones de estudiantes.

Asimismo, el Bono Universal de Bs 500 favorece a las personas mayores de 18 años que no perciben ningún ingreso económico, ni renta del Estado, ni salario del sector público o privado.