Desde el punto de vista científico y de acuerdo a los Códigos Internacionales la construcción de hospitales exige que los mismos tengan plantas generadoras de oxígeno. (Foto: Money Bolivia)

Bolivia Digital

El presidente de Sociedad Boliviana de Terapia intensiva, Patricio Gutiérrez pidió al Gobierno trabajar en la instalación de plantas de oxígeno en hospitales del país donde se realicen cirugías, para evitar los contratiempos y decesos como los ocurridos durante el bloqueo de caminos convocado por la COB que impidió el paso de cisternas con el elemento vital.

“La ejecución presupuestaria de Gobernaciones, Municipios, Ministerio de Salud y entes gestores a esta altura del año es inferior a la requerida, por lo tanto, existe disponibilidad de recursos. Lo que hay que hacer es utilizar estos recursos para comprar esos generadores que no son baratos. Muchos de ellos superan el millón de bolivianos”, dijo.

Gutiérrez hizo la solicitud desde el punto de vista científico a sostener que de acuerdo a los Códigos Internacionales la construcción de hospitales exige que los mismos tengan esas plantas, “para que, a partir de la experiencia vivida, nuestros hospitales tengan autonomía y no necesiten que el oxígeno llegue a través de una cisterna o balones transportados”, afirmó.

Registro decesos

Consultado sobre el registro de fallecidos en hospitales del país por la falta de oxígeno medicinal, Gutiérrez afirmó que no se realizó un registro adecuado.

“Otros han fallecido en sus domicilios, el número no ha sido registrado y no va a poder ser registrado adecuadamente en el entendido de que el médico como tal asume la responsabilidad por todo lo que les pasa a sus pacientes, situación que no debería ser”, señaló.

El Hospital Obrero Nº 1, tomó la previsión de llamar a la FELCC y a un Notario de Fe Pública en caso de que hubiesen producido fallecimientos por falta de ese elemento vital.

El director del Hospital Obrero Nº 1 de La Paz, Johan Maldonado Franck, afirmó que se tomó esa decisión y “gracias a Dios no se ha producido ninguna muerte atribuible a la falta de oxígeno”. El hospital Obrero tiene hasta el momento ocho pacientes en terapia intensiva y 78 pacientes con COVID-19.