El secretario de la Gobernación de Santa Cruz, Vladimir Peña. (Foto: ABI)

Franz Acarapi / Bolivia Digital

El secretario de la Gobernación de Santa Cruz, Vladimir Peña, anticipó que se viene una semana complicada porque la curva de nuevos contagios con el coronavirus (COVID-19) en el departamento continúa en ascenso, aunque aún se mantiene en los parámetros aceptables.

El funcionario manifestó que, pese al incremento de casos positivos, el sistema sanitario de Santa Cruz continúa resistiendo, teniendo en cuenta que todas las personas infectadas fueron atendidas y con el debido seguimiento a los contactos.

“Sin duda la semana que viene será una semana compleja, dura porque la curva sigue ascendente. Cuando empezamos la epidemia el equipo de salud trabajó proyecciones, establecía que en un contacto moderado hasta la primera semana de junio probablemente tengamos 4.000 casos y un poco más de 300 muertes”, señaló Peña en declaraciones al programa Que no me pierda de la Red Uno.

De acuerdo con el Secretario, en los siguientes días el número de personas con el coronavirus alcanzará a 4.000 antes de lo inicialmente previsto.

El departamento de Santa Cruz, junto con Beni, son las regiones más golpeadas por el coronavirus en Bolivia.

De acuerdo con el reporte epidemiológico del Ministerio de Salud, este viernes Santa Cruz registró 251 nuevos casos positivos de COVID-19 y Beni 113.

Asimismo, del total nacional de contagios con el virus, que llega a 5.579 casos, Santa Cruz tiene 3.665 y Beni 1.015.

“Sin duda, son cifras que preocupan, pero estamos dentro de los parámetros aceptables”, dijo Peña.

Sin embargo, remarcó que si bien Santa Cruz tiene la mayor tasa de infectados por COVID-19 en el país, también tiene una tasa de mortalidad de 3%, que es la más baja a nivel nacional.

Infografía Gobernación de Santa Cruz.