Algunos ciudadanos consumen bebidas alcohólicas a pesar de las restricciones.

El Ministerio de Salud reportó oficialmente que hasta la fecha, 26 personas son portadoras de coronavirus y que una falleció en Potosí.

Veiska Soto Morales / Bolivia Digital

El gobernador de Potosí, Omar Veliz, informó que se pondrá a disposición de la Fiscalía Departamental a las personas que organizaron reuniones para consumir bebidas alcohólicas pese a las restricciones y provocaron la propagación comunitaria del COVID-19 en la Villa Imperial.

Los responsables del Servicio Departamental de Salud, junto a la Dirección de Epidemiología de la Gobernación potosina, realizaron las investigaciones, rastreo y triangulación correspondiente de los responsables y sus contactos, afirmó Veliz.

“No es posible que personas pongan en riesgo a otras en actos que no son aceptables, por eso se los pondrá a disposición de la Fiscalía para que actúe de acuerdo a normativa”, subrayó la autoridad.

Por su parte, Huáscar Alarcón, director de epidemiología del Sedes Potosí, confirmó el ingresó en la fase de contagio comunitario de la pandemia por los dos últimos casos positivos que corresponden a dos jóvenes de 19 años, quienes en al menos tres ocasiones consumieron bebidas alcohólicas y tuvieron contacto directo con varias personas, lo que causó que la enfermedad se propague.