El gobernador de Oruro, Zenón Pizarro. (Foto: Radio Fides)

Bolivia Digital

Luego de 24 días de cuarentena en que disminuyeron de ocho a cuatro las personas que contrajeron el coronavirus, el gobernador de Oruro, Zenón Pizarro, lamentó que se quieran politizar las medidas de contención y afirmó que es “imposible” levantar la restricción el 15 de abril.

Sin embargo, no descartó reajustes en los días de abastecimiento de alimentos.

“Imposible, ni la Gobernación ni el municipio podemos levantar la cuarentena, al contrario podemos hacer un reajuste en las medidas de contingencia a partir del informe técnico y científico del Sedes. Talvez dijimos flexibilizar, pero la gente lo quiere volver político”, afirmó la autoridad.

Pizarro reiteró que la gente que vive del día a día no podrá aguantar, como los transportistas y los empresarios, que deben cancelar salarios y no están generando ingresos económicos; en ese sentido, planteó que se harán “reajustes” debido a que en Oruro la cuarentena es más dura que en el resto del país.

“Nosotros solamente salimos martes, miércoles y jueves a hacer mercado (…) Eso es lo que tenemos que adecuar de acuerdo con el Decreto Supremo 4200 y el control con números de cédulas de identidad”, señaló Pizarro.

Sobre la presencia de los 300 bolivianos que pretenden ingresar al país desde la frontera con Chile y que protagonizaron incidentes con militares bolivianos, el gobernador Pizarro afirmó que se tomarán acciones legales en su contra.

Asimismo, informó que los 11 bolivianos que evadieron la frontera chilena la pasada semana e ingresaron a Oruro fueron enviados ayer al Ministerio Público para ser procesados.

“El control será más riguroso en el ingreso al departamento (…) Yo seré el primero en denunciarlos al Ministerio Público” advirtió.

En este momento, 452 conciudadanos cumplen el aislamiento de protocolo en los ambientes de la Aduana de Pisiga.

Al frente, en el límite Bolivia-Chile, más de 300 personas, esperan ingresar al país, este hecho preocupa a las autoridades orureñas ante el peligro de que la gente “esté evadiendo los controles en la noche”.

Finalmente, Pizarro destacó la ayuda solidaria de empresarios y de la población, que distribuirán 50 mil unidades de pan, así como aproximadamente cinco toneladas de alimentos con apoyo del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla).