El gobernador de Tarija, Adrian Oliva. (Foto: Internet).

Jorge Castel / Bolivia Digital

El gobernador de Tarija, Adrián Oliva, dijo que implementar la cuarentena dinámica en Tarija sería irresponsable, debido a que existe una escasa información y tardanza respecto a las pruebas de COVID-19 que se realizan en ese departamento.

“Mientras no resolvamos el problema de las pruebas de laboratorio, nosotros no estamos en condiciones de pasar a una segunda fase de la cuarentena. Lo tengo que decir con absoluta claridad, necesitamos tener un laboratorio operativo”, sostuvo el Gobernador tarijeño.

El martes, el Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Tarija reportó dos pacientes positivos por coronavirus, elevando a seis los casos en ese departamento.

“Necesitamos hacer las pruebas y reportes todos los días, saber cómo avanza la curva epidemiológica en Tarija y con esa base tomar una decisión. Entrar el 11 de mayo a la otra cuarentena sin información no es responsable, como Gobernador no estoy dispuesto a tomar una decisión de ese tipo”, aseveró.

Tarija depende del Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (Cenetrop) para conocer el resultado positivo o negativo de sus pruebas de coronavirus. Al momento se espera el resultado de tres casos.

“Se dio la alerta para que Epidemiología haga el trabajo de aislamiento de estas personas, un miembro de la prensa y otros dos de salud”, informó a un medio local la jefa de laboratorio del Hospital San Juan de Dios, Mara Gamarra.