El presidente Luis Arce en la casa Grande del Pueblo. (Foto: Jorge Mamani/periódico Bolivia).

Bolivia Digital

Autoridades del Estado Plurinacional de Bolivia firmaron este jueves un contrato con el laboratorio Sinopharm de la República Popular China para la adquisición de 500.000 dosis de vacunas contra el Covid-19, que llegarán al país antes del 28 de este mes.

“Hoy estamos acá en nuestro país, y entendemos los esfuerzos que está haciendo Sinopharm y el gobierno de la República Popular China, el presidente Xi Jinping, para recibir este mes de febrero 500.000 vacunas para el pueblo boliviano”, informó el presidente Luis Arce en el acto especial que se desarrolló en la Casa Grande del Pueblo, en la madrugada.

Del total, China entregará en calidad de donación 100.000 dosis y Bolivia compra 400.000, detalló el Presidente.

Las 500.000 dosis se suman a los 15,2 millones que el Gobierno nacional ya adquirió de Rusia, del mecanismo COVAX y del laboratorio Serum, por lo que el Jefe de Estado aseguró que pronto iniciará la vacunación masiva en el país.  

A su turno, mediante conexión virtual, el presidente de la Junta Directiva del Grupo Sinopharm, Liu Jingzhen, manifestó que el fármaco fue registrada y aprobada para su uso de emergencia en más de 20 países, entre ellos China, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Bolivia y otros, además ya se vacunaron 30 millones de personas contra el coronavirus.

Destacó que la vacuna china fue la primera en ser registrada oficialmente y comercializada a nivel mundial. Los resultados de los ensayos clínicos mostraron una efectividad del 86%; además tiene el 99 % de seroconversión de anticuerpos neutralizantes y 100 % de efectividad en la prevención de casos moderados y severos de la enfermedad.

“China y Bolivia están en la misma línea luchando contra la pandemia. Los Jefes de ambos Estados han realizado llamadas amistosas y han alcanzado una serie de consensos sobre la lucha conjunta contra el coronavirus y la profundización de la cooperación económica y comercial”, ponderó Jingzhen.  

A su turno, el Embajador de China en Bolivia recordó que la firma del acuerdo se consolidó gracias al esfuerzo de los presidentes de ambos países que sostuvieron una conversación telefónica el 28 de enero y evaluaron las relaciones bilaterales. “Las autoridades de ambos países han trabajado intensamente en las últimas semanas”.