Javier Issa, viceministro de Régimen Interior y Policía, Javier Issa. (Foto: Opinión)

Bolivia Digital

El Gobierno anunció este lunes que convocará a una mesa de diálogo a los sectores movilizados que rechazan el cambio de la fecha de las elecciones generales y aclaró que el Ejecutivo no es responsable de la postergación de los comicios sino el Tribunal Supremo Electoral (TSE), que es un órgano autónomo.

“Nuestra primera opción es el diálogo convocando a las organizaciones sociales a participar en una mesa de diálogo. Nosotros siempre estamos abiertos al diálogo, queremos concertar, queremos que la menor cantidad de bolivianos se contagien y pierdan la vida por esta enfermedad”, manifestó el viceministro de Régimen Interior y Policía, Javier Issa.

A pesar de la pandemia por el coronavirus, la Central Obrera Bolivia (COB), en coordinación con las organizaciones sociales afines al Movimiento Al Socialismo (MAS), bloquean vías en rechazo a la postergación de las elecciones del 6 de septiembre hasta el 18 de octubre.

El viceministro recordó que no fue el Gobierno nacional que postergó las elecciones, sino el TSE, órgano autónomo que tomó la decisión en base a consultas a varios especialistas y científicos en epidemiologia.

“Lo que está haciendo el MAS es perjudicar no sólo a gente sino a todo el país. Perjudicando a la gente en qué sentido; en que están convocando con marchas y bloqueos. Están rompiendo lo establecido en la cuarentena, los mecanismos de bioseguridad han sido vulnerados. Entonces, con estas acciones y con las que propiciaron la anterior semana, lo único que están haciendo estos señores es aumentar los contagios y posiblemente el número de fallecidos”, expresó.

Issa informó que producto de la movilización del pasado martes, 28 de julio, se registró un incremento de casi el 50 por ciento de casos positivos de covid, por ello, considera que similar porcentaje se dará en los próximos días.

“Esta situación es demasiado complicada, porque el nivel de contagios se va disparar en Bolivia”, manifestó.