AFP – Edición impresa

El gobierno de Iván Duque aceptó ayer dialogar con los líderes de las protestas en Colombia, que desde hace 12 días colman las calles en rechazo a sus políticas, y pidió suspender una manifestación prevista para mañana.

“Estamos dispuestos y listos a sentarnos con ellos esta tarde o mañana para discutir sobre” su agenda de reclamos, dijo a medios Diego Molano, coordinador de los diálogos adelantados por Duque, en un intento por aliviar el descontento social.

Además, el alto funcionario pidió suspender una marcha convocada para el 4 de diciembre, porque, según él, deben mitigarse “los efectos económicos que está teniendo” la huelga sobre el comercio en épocas navideñas.

“Le planteamos al Comité Nacional del Paro que el gobierno y el presidente Duque tiene toda la disposición de diálogo sin ultimátum, sin presiones y por el bien de Colombia”, agregó.

De momento no se conoce respuesta por parte de los miembros del Comité Nacional de Paro que reúne a sindicatos, estudiantes, indígenas y políticos de oposición.

Desde el 21 de noviembre cientos de personas se movilizan a diario en diferentes ciudades.