PHOTO-2019-10-03-17-55-00

 

Luis Fernando Cruz Ríos

Desde 2006 hasta octubre de 2019, la administración del presidente Evo Morales —a través de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC)— invirtió más de 312 millones de dólares para la rehabilitación, conservación, estudios de nuevos proyectos carreteros y la construcción de 211 kilómetros de nuevas vías y puentes en el departamento de Pando.

De todas las obras se destaca el emplazamiento y conclusión de los puentes Beni II (de 481 metros en el sector de Peña Amarilla) y Madre de Dios (de 600 metros de longitud), que permiten atravesar los ríos más grandes de la Amazonia sin recurrir a los pontones (embarcaciones de madera), además, coadyuvan en la integración de Pando con el resto del país.

A esas dos infraestructuras se suman los proyectos carreteros en construcción: Porvenir-Puerto Rico (de 133,25 kilómetros) y de Puerto Rico-El Sena (de 62,43 kilómetros), que posibilitarán la circulación segura, rápida y eficaz del transporte e  impulsarán la actividad ganadera, piscícola, el comercio de castaña y madera de los municipios y comunidades.

En los dos últimos años, Pando se benefició con importantes obras, como los puentes Madre de Dios, Beni II (Peña Amarilla), Boyuyo, Chivecito y la rehabilitación de la carretera Cobija-Porvenir.

Obras

El Estado también tiene en planes la construcción del tramo Chivé-Porvenir-Nareuda-Extrema, además de la carretera El Sena-Peña Amarilla y la ejecución de la doble vía Cobija-Porvenir, para absorber el creciente volumen de tráfico vehicular que transita por esta carretera. Actualmente, todos los proyectos se encuentran en etapa de financiamiento para su posterior ejecución.

El 5 de octubre, el Presidente inauguró el puente Madre de Dios, construido con una inversión de 290 millones de bolivianos. La obra consolidó el desarrollo de la región amazónica con la integración de los municipios de El Sena y Puerto Rico.

El puente fue entregado en el marco de los actos de conmemoración por los 117 años de la Batalla de Bahía, que se celebra cada 11 de octubre en memoria de la histórica conflagración en la que se defendió el Acre boliviano.

En la ocasión, dijo que con motivo del Bicentenario se prevé dejar a Bolivia integrada a través de caminos pavimentados. “Quiero decir a las nuevas generaciones (que) ahora pueden agarrar su carro de la frontera con Perú, como en Desaguadero, o Pisiga en Chile, o Villazón en Argentina, y sin pasar por pontones llegar a Cobija, frontera con Brasil”, sostuvo Evo Morales.