La presidenta Jeanine Áñez recibe una explicación de sobre el destino que tendrá las instalaciones del nuevo centro de salud. (Foto: ABI)

Gonzalo Pérez Bejar/Bolivia Digital

El hospital de segundo nivel en el Distrito 1 de la ciudad de Trinidad, Beni, recibió ayer la dotación de equipamiento médico por un valor de Bs 30 millones y con ello se encuentra habilitado para atender a los pacientes que padecen diferentes dolencias.

La inversión del Proyecto de Salud Central, dijo la presidenta Jeanine Áñez en el acto de entrega, está dividida en Bs 22 millones para equipamiento y Bs 8 millones para infraestructura, recursos que en su integridad están financiados por el Tesoro General de la Nación (TGN).

El hospital tendrá la característica de materno infantil, con capacidad para 60 pacientes y atención ambulatoria de especialidades básicas como Medicina Interna, Terapia Intermedia, en proyección para atención en Pediatría y otros servicios médicos. De esa manera, se descongestionará la atención en el hospital de tercer nivel Materno Infantil Boliviano-Japonés.

Esta nueva infraestructura contará con áreas de emergencia, consultorios para consulta externa, ambulatoria, internación, sala de parto, sala de neonatología, terapia intermedia, quirófano, servicios de laboratorio, farmacia, áreas administrativas y de servicios.

En atención a la emergencia sanitaria que se vive en todo el país y en especial en esa región, la Jefa de Estado dijo que ese centro de salud contará con un laboratorio molecular PCR, el mismo que será puesto en funcionamiento desde la próxima semana para realizar los análisis de detección del coronavirus.

“Nuestro compromiso es seguir trabajando para mejorar todas las condiciones en salud; solo le pido a la población mantener las recomendaciones básicas, el distanciamiento físico, el lavado de manos, el uso de barbijos”, dijo y luego recordó que Trinidad se encuentra encapsulada para prevenir la enfermedad y que las determinaciones asumidas por las autoridades no son un capricho, sino una necesidad.

Al entregar los insumos médicos recordó que desde enero su hija, Carolina Rivera (Directora de Gestión Social), puso su mirada en el centro de salud cuya infraestructura no tenía el uso necesario.

“Siempre dije que la salud es vida y si no tenemos salud, no podemos hacer ningún tipo de deporte, no podemos estudiar y tampoco podremos trabajar”, señaló. Agregó que se hicieron todos los trámites para habilitarlo y que empiece a funcionar para beneficio de la población.

Indicó que la decisión de su gobierno fue habilitarlo y llevar el equipamiento necesario para que se lo utilice y los enfermos bolivianos cuenten con una atención digna.

“Ahora estamos enfrentando esta crisis mundial (del coronavirus) en la que ni los países del primer mundo estaban preparados para enfrentarla, pero estamos haciendo absolutamente todos los esfuerzos que están dirigidos a poder tener mejores condiciones en asistencia médica”, sostuvo.

Esa es la motivación para continuar, dijo la Mandataria y añadió que en todas las visitas que realiza a diferentes regiones del territorio nacional “las condiciones en salud son demasiado tristes”.

“La salud definitivamente no le importaba al Gobierno anterior (de Evo Morales), pero nosotros estamos con ese objetivo, todo lo estamos redireccionando para enfrentar la pandemia. De hecho, no es fácil, pero créanme que estamos haciendo todo lo posible para salir de la crisis”, enfatizó.