Equipos e insumos médicos. Foto: Archivo

ABI

El Gobierno nacional, a través de la Central de Abastecimiento y Suministros de Salud (CEASS), entregó el lunes equipos e insumos médicos al Servicio Departamental de Salud (Sedes) de La Paz, con el objetivo de reforzar la lucha contra el coronavirus.

«Esta es una entrega por parte del CEASS, de varios equipos que les vamos a entregar; son ventiladores de terapia intensiva y todo el material de tubos de oxígeno que está faltando, además de medicinas», dijo el ministro de Obras Públicas, Iván Arias, en la entrega pública.

Se trata de 10 ventiladores de terapia intensiva, 50 bombas de infusión milimétrica, 10 monitores multiparamédico, 10 colchones de aire anti escara, 3 gasómetros analizar químico, 20 mascarillas de respiración, 54 manómetros flujómetros, 20 tubos corrugados, 2 video laringoscopio, 162 unidades de tubos de oxígeno, 3.000 unidades de guantes descartables de látex, 3.000 batas y 200 reactivos para diagnóstico.

Arias explicó que desde el Gobierno nacional se trabaja en luchar contra la pandemia que, hasta el domingo por la noche, superó las 59.000 personas contagiadas en todo el país.

Precisó que, entre las prioridades del Gobierno, está la compra de pruebas rápidas y PCR para detectar casos en el departamento de La Paz.

Además, indicó que se ultiman detalles para contar con ochos «centros de contención», además de entregar kits a las personas contagiadas con coronavirus, para que sigan un protocolo de atención, sin arriesgar sus vidas y sin dejarse «engatusar por charlatanes».

Asimismo, adelantó que se tiene avances para que dos hoteles de la ciudad sean acondicionados como centros de aislamiento, con una capacidad de 210 camas.

También exhortó a la Iglesia Católica a considerar que, tanto el Hospital Juan XXIII y San Gabriel, puedan ser centros de atención de terapia intermedia o de personas con sintomatología leve de la enfermedad.

«Hago un llamado abierto y sincero a la Iglesia Católica, no queremos tomar medidas estrictas, pero ya estamos llegando al límite, no puede ser que, habiendo espacios para hospitalizar gente, no se lo pueda usar», acotó.