Carga de combustible en un surtidor. Foto: RRSS

Se definió una política que divide en dos momentos el consumo de combustibles que tendrá el país este año.

Franz Acarapi / Bolivia Digital

El Órgano Ejecutivo, en coordinación con YPFB, diseñó una política que tiene la finalidad de garantizar el abastecimiento de gasolina y diésel importado para el período de emergencia sanitaria y la etapa del poscoronavirus (COVID-19).

El ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, explicó que esta política divide en dos momentos el consumo de combustibles que tendrá el país este año: uno referido a la situación de encierro o cuarentena comprendido entre marzo y junio, con una baja demanda en el mercado interno; y otro previsto de julio a diciembre con una relativa normalidad debido a que la economía nacional estará en un proceso de rehabilitación.

Dijo que para el actual momento de emergencia nacional (marzo a junio) Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) hará la contratación de provisión de gasolina y diésel mediante una modalidad excepcional, tomando en cuenta que los requerimientos o adjudicación de combustibles se harán en función de la demanda que exista en el Estado boliviano, ya que la situación de cuarentena impide realizar un proceso de licitación abierta o pública.

“Hemos diseñado una política que la hemos coordinado con YPFB, que tiene que ver con dos momentos en la gestión que vamos a vivir en el consumo de combustibles en el país”, aseveró la autoridad.

De acuerdo con Zamora, el segundo momento, que comprende desde julio hasta diciembre, será la etapa de mayor consumo de combustibles ya que estaría normalizada la actividad del transporte, las industrias, por lo que la contratación para la importación de combustibles seguirá un procedimiento normal a través de procesos de licitaciones públicas y abiertas.

“Eso es lo que hemos definido y lo que ahora estamos haciendo es recibir la información sobre los procedimientos específicos. Las políticas están muy claras; YPFB, como institución autárquica, estratégica, debe garantizar la provisión de combustibles y la transparencia de la adquisición de todos estos bienes y servicios”, apuntó el ministro.

En la actualidad, Bolivia cuenta con diferentes accesos para la importación de gasolina y diésel, como Brasil, Chile, Perú y otros. 

Intentan desestabilizar YPFB

Zamora pidió a la población no dejarse llevar por algunas versiones que solo buscan desinformar y que responden a intereses políticos de parlamentarios opositores.

“Hay parlamentarios que están haciendo aseveraciones que están fuera de toda realidad, pero también estamos identificando que hay intereses de desestabilizar la estatal petrolera para evitar que el Estado boliviano tenga un funcionamiento normal con los ingresos importantes que genera”, afirmó la autoridad.