ABI – Edición impresa

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, aseguró ayer que se extreman esfuerzos —con el despliegue de puentes aéreos— para abastecer de alimentos a la población boliviana, que se ve afectada por bloqueos de caminos que impiden el suministro normal de productos de primera necesidad.

“Estamos gastando cualquier cantidad de dinero en hacer puentes aéreos para que la población no esté desabastecida”, afirmó Murillo  en una conferencia de prensa a propósito de las movilizaciones de sectores afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) en contra del gobierno provisional de Jeanine Áñez, que busca dar paso a nuevas elecciones tras el fraude electoral del 20 de octubre.

Según la autoridad, los bloqueos que impiden el ingreso de alimentos a Cochabamba y La Paz, principalmente, afectan la tranquilidad de los bolivianos, por lo que el Gobierno busca dar calma al país. Además, aclaró que los efectivos policiales utilizan gases disuasivos solo en casos extremos, porque no se puede permitir que se agreda a la población a título de protestas. “La gente tiene que dormir tranquila y nosotros vamos a proteger aquello”, dijo.