El pasado domingo fueron trasladados más de 440 ciudadanos bolivianos desde Colchane a Iquique para que cumplan la cuarentena. El lunes ingresaran al país y deberán permanecer siete días más en observación.

Eliana Uchani / Bolivia Digital

Alrededor de 1.500 ciudadanos bolivianos se encuentran varados en las zonas fronterizas entre Bolivia y Chile, al respecto la canciller Karen Longaric, garantizó el retorno de los compatriotas a sus regiones, tras cumplir la etapa de aislamiento para evitar el incremento de casos de Covid-19.

Longaric señaló que están gestionando todas las solicitudes que llegaron hasta esa cartera de Estado, aseguró que el Gobierno boliviano no los dejará desamparados. Aunque, dijo que está situación dificulta un ingreso rápido de los compatriotas.

«Se va a recibir a todos los compatriotas que están en el exterior, tiene derecho a ingresar a su patria, pero por la  crisis de salud a nivel mundial se deben adoptar las medidas de bioseguridad. Ellos deben cumplir con el requisito y someterse a chequeos médicos», dijo la autoridad.

Hoy retornaron 451 personas a sus regiones, tras permanecer 14 días en el campamento Tata Santiago instalado en Pisiga, donde cumplieron la cuarentena como una medida de prevención ante la propagación del patógeno.

Retorno

La autoridad explicó  que existen 280 personas varadas en Antofagasta, y 1.200 en Iquique

De esta última cantidad de personas,  440 están en un  instituto técnico de esa región, los cuales ingresarán este lunes al campamento en Pisiga.  El fin de semana se realizará la limpieza respectiva de los ambientes.

Estas personas están cumpliendo la etapa de aislamiento en esos ambientes desde hace siete días, por lo tanto sólo deberán completar  una semana más de cuarentena en el campamento boliviano de la región fronteriza.

«Se necesita de un reconocimiento recíproco entre países sobre la cuarentena. Hemos hablado con las autoridades bolivianas para que acepten la cuarentena que están haciendo nuestros compatriotas en Iquique, eso facilitaría el ingreso», precisó.

Mientras que el otro grupo de personas tendrán que continuar en la región chilena, al cumplir el tiempo de aislamiento no tendrán que esperar más para llegar a sus lugares de origen ni pasar por otro control de salud.

Longaric afirmó que el Gobierno está dotando de alimentación y los insumos necesarios a las personas que se encuentran en Iquique. Los que se encuentran en Antofagasta están recibiendo ayuda de los residentes bolivianos que viven en esa región.

Los 449 bolivianos que estaban en el campamento de Pisiga cumplieron con la etapa de aislamiento, hoy retornaron a sus hogares.

Otras solicitudes

Por otra parte, la Canciller indicó que existen varias solicitudes de ciudadanos bolivianos en el exterior que quieren retornar al país, de los cuales se están realizando las gestiones correspondientes para su traslado vía área.

En Miami Estados Unidos existen alrededor de 100 personas, en México son 200. Se prevé que este grupo sea repatriado en los siguientes en un avión que está enviando ese país, con el fin de recoger a sus connacionales que están en Bolivia.

Longaric indicó que están buscando mecanismos de trasladar a todos los compatriotas varados en el exterior, aunque señaló que es complicado porque los aeropuertos y terminales terrestres de vatios países  paralizaron sus actividades y es casi imposible conseguor medios de transporte.

En ese contexto dijo que están priorizando el traslado de grupos que se encuentran en situación de vulnerabilidad, aquellos que no cuentan con recursos económicos para solventar su estadía, personas de la tercera edad, niños y mujeres embarazadas.

«Debemos tener paciencia y estamos viendo la oportunidad para traerlos, pero estamos priorizando aquellos grupos que están en situación de vulnerabilidad», añadió.