Una vista del campamento 'A', instalado en Pisiga. (Foto: Ministerio de Defensa)

Gonzalo Pérez Bejar/Bolivia Digital

El campamento “A”, ubicado en la localidad de Pisiga, en el departamento de Oruro, donde serán albergados los bolivianos provenientes de Chile, fue inspeccionado por el Ministro de Defensa, Luis Fernando López, quien además informó que hoy fumigarán y desinfectarán las carpas en las que se albergará a los connacionales que permanecen en la frontera.

Esta labor fue realizada junto con el gobernador de Oruro, Zenón Pizarro, además de miembros de la Cruz Roja, Viceministerio de Defensa Civil, de la Dirección de Migración y de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), además de jefes militares que estarán a cargo de la custodia de los compatriotas.

El área servirá de contención por el lapso de 14 días. Los bolivianos que no presenten ningún síntoma podrán retornar a sus domicilios, indicó la autoridad, y reiteró el llamado a los compatriotas que se encuentran en la localidad de Huara “a tener paciencia y entender la situación».

López informó que aproximadamente 300 bolivianos ingresarán en las siguientes horas al país hacia un campamento equipado bajo protocolos internacionales en la localidad de Pisiga, donde deberán cumplir los 14 días de cuarentena establecidos por protocolos internacionales de salud por la pandemia del COVID-19.

“Hace tres días informé que en seis días tendríamos listo el centro de cuarentena para los compatriotas que estaban en la frontera con Chile. Quiero agradecer a toda la gente que trabajó día y noche para que podamos recibir a estas personas tres días antes de lo prometido. Este centro de cuarentena permitirá a bolivianos retornar al país sin ponerse en peligro ni poner en riesgo al resto de la población”, declaró López a los medios de comunicación.

Precisó que este campamento cumple con todos los protocolos y estándares establecidos por la Organización Mundial de Migración y tiene una capacidad para albergar a más de 300 personas.

En cuanto a la alimentación, la autoridad de Gobierno dijo que está garantizada para todos los connacionales que serán albergados en estas instalaciones.

El titular de Defensa indicó que el campamento tendrá el control de Defensa Civil, su seguridad estará a cargo del Regimiento de Infantería 22 “Mejillones”, acantonado en Huachacalla, además de que tendrá la colaboración de la Cruz Roja Boliviana y el Consorcio de Ayuda Humanitaria.

Recalcó que el retorno de estos connacionales y la implementación de este campamento para cumplir con los protocolos de salud es fruto de un trabajo coordinado entre los ministerios de Defensa, Gobierno, Salud, Obras Públicas, Justicia y Relaciones Exteriores, así como de las Fuerzas Armadas.

Mencionó que luego de la inspección al campamento “A” se dirigirá a otros predios, en los que se prevé que se instale el campamento “B”.

Reiteró que la presidenta Jeanine Áñez encomendó al gabinete que solucione la situación de los demás compatriotas en otras fronteras y países para que puedan regresar de la misma manera, velando así por la seguridad sanitaria de todos los bolivianos.

Al respecto, la canciller Karen Longaric, en declaraciones al programa Jaque Mate, de Televisión Universitaria (TVU), aseguró que mañana (sábado), a las 05.00, se recogerá en buses a los compatriotas bolivianos que se encuentran en Huara, para que ingresen hasta el territorio nacional y acaten la cuarentena en los campamentos que se instalan en Pisiga.

Longaric precisó que la cartera de Salud verificará que el ingreso de los connacionales se realice cumpliendo todos los protocolos sanitarios y que se acate la cuarentena total para evitar la propagación del coronavirus.