El campamento Tata Santiago en Pisiga, Oruro, se habilitó para aislar a los bolivianos que se encontraban en Chile durante la cuarentena. (Foto: APG)

Durante la cuarentena establecida por la pandemia del coronavirus, al país arribaron 2.232 ciudadanos bolivianos desde el 4 de abril. Los connacionales que provienen de otros países portan el certificado médico con el resultado negativo de COVID-19, como requisito para ingresar a Bolivia.

Karem Mendoza G. / Bolivia Digital

El Ministerio de Defensa coordina la instalación y construcción de tres campamentos en la frontera con Perú, Argentina y Brasil para acoger a bolivianos que desean regresar al territorio nacional, informó la ministra de Relaciones Exteriores, Karen Longaric.

“El Ministerio de Defensa se ocupa de la construcción de pequeños campamentos en cuatro puntos de las fronteras con Brasil, Perú, Argentina y Chile, donde ya tenemos el campamento Tata Santiago”, señaló la Canciller.

La ministra comunicó que la cifra oficial de ciudadanos bolivianos que se encuentran en Chile, y que dieron positivo a la prueba de coronavirus (COVID-19), asciende a 90 casos.

Asimismo, la autoridad aseguró que los contagiados que se encuentran en Iquique (Chile) cuentan con la atención médica necesaria.

“Son 90 compatriotas que son atendidos y que en todo caso vamos a coordinar la dotación de medicinas. También vamos a coordinar con nuestro Consulado en Iquique. Pero estén absolutamente seguros de que no se los va a dejar en la indefensión”, aseveró.

Longaric también explicó que la Cancillería gestionó ayuda internacional para la alimentación de los bolivianos que se encuentran haciendo cuarentena fuera del país. En el caso de los connacionales en Chile, el Gobierno de ese país colabora con la dotación de medicamentos y pruebas de COVID-19.

En medio de la emergencia sanitaria forzada por la pandemia del coronavirus, 2.232 ciudadanos bolivianos retornaron al país desde el 4 de abril, incluidos los 150 que llegaron el martes desde Madrid (España), provenientes de varios países europeos.

De ese total, 1.721 llegaron desde Chile, donde cumplieron el confinamiento parcial o total y ahora se encuentran en Bolivia.

Los 361 compatriotas restantes volvieron de Perú, México, Brasil y Argentina a través de vuelos solidarios, de acuerdo con los reportes de la Cancillería.

Las autoridades nacionales esperan, además, que hasta el 15 de mayo retornen al país otros 3.168 connacionales que se encuentran en Santiago, Iquique, Antofagasta y Calama, donde cumplen las medidas de confinamiento sanitario en grupos.

Los bolivianos provenientes de otros países deben portar un certificado médico que indique que dieron negativo en la prueba de coronavirus emitida por el país de origen. Este requisito prevé cerrar el paso a nuevos casos importados.