INFO

 

Juan René Castellón Quisbert

El Gobierno nacional invirtió 3.385 millones de bolivianos en agua y saneamiento en el departamento de Cochabamba, monto que triplica lo que se hizo durante los gobiernos neoliberales, según información del Ministerio de Medio Ambiente y Agua.

El aporte señalado se realizó en el periodo 2006-2018.

En cambio entre 1993 y 2005, el gasto estatal en agua y saneamiento apenas llegó a 1.233 millones de bolivianos.

De acuerdo con los datos del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, el año en que más inversión se realizó en este rubro fue 2017, cuando se erogó 449 millones de bolivianos.

Para este año, el Gobierno programó 441 millones de bolivianos para todo el departamento de Cochabamba.

En cambio en el periodo neoliberal, el mayor gasto en el rubro se efectivizó en 2004 con solo 162 millones de bolivianos, casi 300 millones de bolivianos menos que en la actual gestión gubernamental. 

Las diferencias son más notorias en el rubro de riego, pues en el periodo 2006-2018 la inversión alcanzó 1.921 millones de bolivianos; mientras que durante los gobiernos neoliberales  ese incentivo solo fue de 130 millones de bolivianos.

Aquí el contraste es de unos 1.600 millones de bolivianos en favor del gobierno de Evo Morales, según información del Ministerio de Medio Ambiente y Agua.

Como consecuencia de esa política de apoyo al agro, el número de hectáreas con riego se disparó en los últimos años.

Según el balance de Medio Ambiente, el número de hectáreas con riego subió de 3.666, en el periodo 1993-2005, a 46.317 hectáreas durante 2006-2018. Es decir, que la cantidad de tierra con agua se multiplicó por 13. El año con una mayor cantidad de dotación fue 2015, con 8.596 nuevas hectáreas con agua.

En los años de los gobiernos neoliberales, el número de familias que se beneficiaron con la dotación de riego solo era de 3.944; mientras que durante la gestión del presidente Evo Morales esa cantidad se disparó a 43.506, según el Ministerio de Medio Ambiente y Agua.

El gobierno de Evo Morales también invirtió en el manejo integral de cuencas y recursos hídricos. Mientras que antes de su periodo, entre 2002 y 2005, los gobiernos neoliberales gastaron en el rubro solo 22 millones de bolivianos, Morales erogó 180 millones de bolivianos, entre 2006 y 2018.

Para este año, programó otros 68,1 millones de bolivianos, según el reporte de Medio Ambiente.

El departamento de Cochabamba también se benefició con obras emblemáticas y de impacto para la región, como la construcción del proyecto múltiple Misicuni II, que tuvo una inversión de 1.018 millones de bolivianos.

La obra consta de la construcción de una presa de cara de concreto con relleno de gravas,  de 120 m de altura y con una capacidad total 180 millones de m3, de los cuales son útiles 150 millones de m3.

Los beneficiarios con el programa llegan a 450 mil habitantes y el número de hectáreas con riego, a 1.100.

La obra también genera energía eléctrica.