Franz Acarapi / Bolivia Digital

El ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Iván Arias, informó que el Gobierno inyectará Bs 156 millones a la economía de la ciudad de El Alto mediante los bonos Familia y Canasta Familiar, para la etapa de cuarentena total.

Estos recursos dinamizarán la economía del municipio de forma automática. La autoridad comparó esta cifra con aquella asignada entre 2014 y 2018 con el programa Bolivia Cambia, Evo Cumple, que ejecutó proyectos por un valor de Bs 195 millones, los cuales en muchos casos fueron “elefantes blancos”.

Arias remarcó que los nuevos bonos no reemplazarán a los ya establecidos como la Renta Dignidad, Juana Azurduy, Juancito Pinto y para personas con discapacidad, que benefician a 311 mil personas solo en la ciudad de El Alto.

Además, el municipio alteño, encabezado por la alcaldesa Soledad Chapetón, también distribuye un bono de Bs 200 por año a 34 mil niños del nivel inicial.

El titular de Obras Públicas señaló que no solo es responsabilidad del Gobierno nacional tomar acciones de prevención y lucha contra el COVID-19, sino también de las gobernaciones departamentales y municipales.

El Decreto Supremo 4205, que reglamenta la Ley 1293 para la Prevención, Contención y Tratamiento de la Infección por el Coronavirus (COVID-19), promulgado el 1 de abril, establece que los municipios podrán realizar las modificaciones presupuestarias necesarias para hacer frente a la pandemia.

Sobre el rol de la sociedad civil, Arias reflexionó a las fraternidades y comparsas de las fiestas folklóricas como el Gran Poder y 16 de Julio para que se organicen y aporten para la prevención del COVID-19.

“Yo pregunto: ¿dónde están las fraternidades y comparsas que gastan miles de bolivianos contratando orquestas, conjuntos?, ¿por qué no se solidarizan para apoyar a la gente más necesitada en nombre de Dios?”, declaró a radio Panamericana.

Ahora es cuando, “o nos unimos o nos morimos por la pandemia”, dijo, luego de resaltar la decisión de las poblaciones de Cohana y Coroico de suspender sus fiestas patronales para evitar la expansión de la enfermedad, señala un comunicado de prensa del Ministerio de Obras Públicas, Servicios y Vivienda.