Segundo grupo de 450 compatriotas bolivianos que estaban albergados en un liceo de la ciudad de Iquique ingresaron a la frontera Pisiga al campamento Tata Santiago para terminar la cuarentena. (Foto: APG).

Reynaldo González / Bolivia Digital

El segundo grupo de 450 ciudadanos bolivianos repatriados este lunes desde Chile, que permanecerá durante siete días en el centro de cuarentena Tata Santiago en Pisiga (Oruro), contará con mayores comodidades, garantizó el director Nacional de Migración, Marcel Rivas.

La autoridad explicó que el Gobierno trabajó para optimizar las condiciones de su aislamiento preventivo, ejecutado en cumplimiento a las medidas de sanidad vigentes para evitar el posible contagio y expansión del coronavirus (COVID-19).

“Estamos muy contentos porque hoy hemos podido recibir en las mejores condiciones nuevamente a 450 compatriotas (…). El centro Tata Santiago quedó habilitado nuevamente con todas las comodidades, las necesidades cubiertas de duchas, agua, alimentación y unidades habitacionales”, detalló.

Al respecto, la autoridad explicó que este segundo grupo deberá cumplir una cuarentena preventiva de siete días en Pisiga, debido a que, en coordinación con el Gobierno de Chile, se decidió homologar la semana que el grupo permaneció en un centro de aislamiento en Iquique.

Este segundo grupo deberá cumplir una cuarentena preventiva de siete días en Pisiga, debido a que, en coordinación con el Gobierno de Chile, se decidió homologar la semana que el grupo permaneció en un centro de aislamiento en Iquique.  (Foto: APG).

“El tiempo que ellos han estado allá está siendo reconocido por nuestras autoridades de salud, porque ese centro ha cumplido todos los estándares internacionales, así como el nuestro”, recalcó Rivas.

En el mismo sentido, la autoridad migratoria reiteró que la otra mitad del grupo de bolivianos varados en Chile —que pidió su reingreso al país y que desde la semana pasada permanece en Iquique— será reingresada directamente a territorio nacional en siete días, “después de haber cumplido todos los protocolos de salud y seguridad”.

“Toda la coordinación que hubo entre los gobiernos de Bolivia y Chile (…) permitirá que ellos ingresen directamente a nuestro país después de haber hecho su propia cuarentena de 14 días”, especificó.

En entrevista con radio Illimani la autoridad complementó que el Gobierno nacional verificó que la cuarentena que los bolivianos realizaron en Chile se llevó a cabo “bajo todos los protocolos establecidos, bajo los estándares internacionales de salud y de seguridad”.

Sobre el tema, en horas de la tarde el gobernador de la provincia chilena de Tarapacá, Yusep Araya, dio a conocer que los bolivianos ingresados hoy al país cuentan con un certificado de haber cumplido la cuarentena, entregado por el Ministerio de Salud de Chile.

Según valoró Rivas, el operativo se dio gracias al esfuerzo de todos los estamentos del Estado y la coordinación con autoridades chilenas.

“La Cancillería ha jugado un rol muy importante trabajando con la Cancillería de Chile, nuestra canciller Karen Longaric, nuestro embajador Freddy Abastoflor, trabajaron muchísimo y de manera muy comprometida con las autoridades chilenas, primero para establecer un campamento temporal en Iquique, Chile, que ha servido para certificación de los primeros siete días, esto es muy importante”, dijo.

Más repatriaciones de territorio chileno

Dentro de siete días el total de bolivianos repatriados de Chile superaría las 1.000 personas y el campamento de Pisiga estará en condiciones de recibir a otros 450 connacionales. (Foto: APG).

Según informó Rivas, dentro de siete días el total de bolivianos repatriados de Chile superaría las 1.000 personas y el campamento de Pisiga estará en condiciones de recibir a otros 450 connacionales.

“Entendemos que hay una importante cantidad de ciudadanos que necesitan ingresar a nuestro país y estamos haciendo todos los esfuerzos para que podamos repatriar la mayor cantidad de bolivianos en el menor tiempo posible”, sostuvo.

El 4 de marzo, el Gobierno realizó un operativo en coordinación con autoridades chilenas para repatriar a un primer grupo de 439 ciudadanos bolivianos que pedía reingresar al país pese al cierre total de fronteras establecido el 25 de marzo como medida preventiva contra la expansión y contagio del COVID-19.

Tras 14 días de cuarentena en el campamento Tata Santiago bajo cuidado y observación del Ministerio de Salud, la Cruz Roja y otras instituciones internacionales, estos connacionales fueron habilitados para retornar a sus lugares de residencia, puesto que ninguno de ellos dio positivo a la enfermedad.

“Como Gobierno estamos muy contentos de que las personas de este primer grupo ya están en sus hogares, ya cumplieron la cuarentena, están a salvo, y están a salvo sus familias; porque han abierto, han marcado el camino para este segundo grupo de 450 compatriotas que ya están en este campamento”, precisó Rivas.

Según dio a conocer la pasada semana el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, el Gobierno central trabaja en la habilitación de otros cinco campamentos de cuarentena en fronteras del país para recibir a bolivianos provenientes de países como Argentina, Brasil y Perú.