Beneficiarios hacen filas en la sucursal del Banco Unión de Ciudad Satélite, en El Alto. (Foto: Bolivia)

Gonzalo Pérez Bejar /Bolivia Digital

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, José Luis Parada, informó que en la primera jornada del pago de la Renta Dignidad se entregó ese beneficio a 62.831 personas de la tercera edad, mientras que la Canasta Familiar se canceló a 35.676 beneficiarios.

La autoridad hizo la evaluación en una conferencia de prensa, en la que demandó a la población beneficiaria que “tenga paciencia”.

“Hasta este momento (mediodía) tenemos del pago de la Renta Dignidad a aproximadamente 62.831 personas a las que se les entregó el beneficio, y en lo que es la Canasta Familiar, a otras 35.676”, afirmó la autoridad de Economía.

Como estaba previsto, desde hoy las sucursales del Banco Unión se convirtieron en centros en los que se agruparon grandes cantidades de personas, las que hicieron filas desde temprano para retirar el dinero prometido.

“Sabemos que en este momento tenemos un recargo en los bancos por el horario, que se ha ampliado por una hora, pero hay que establecer que primero estamos dando prioridad a las personas de la tercera edad para evitar cualquier contagio”, expresó.

Parada recordó que, de acuerdo a los informes sanitarios, ese sector de la población es el más vulnerable.

Para la próxima semana, para evitar las aglomeraciones que se dieron en algunas sucursales bancarias, se cancelará a las madres gestantes con el Bono Juana Azurduy y a las personas discapacitadas.

“Lo que le pedimos a la población es que se respete el carnet de identidad de tránsito de acuerdo a autorización de ese día. Lastimosamente se están presentado personas que no podían salir, primero por la edad y segundo por el carnet de identidad”, indicó.

El titular de Economía hizo énfasis en la acumulación de responsabilidades, porque se debe pagar los sueldos y salarios (de los funcionarios públicos), lo que se ha convertido en un cuello de botella, que obliga a buscar los mecanismos para lograr resolverlos ante la emergencia sanitaria provocada por la proliferación del coronavirus.

Estimaciones gubernamentales señalan que, sin afectar las reservas internacionales del país, el Gobierno inyectará inicialmente Bs 1.371 millones, que solventarán el pago de la Canasta Familiar y el Bono Familia, dos beneficios creados para amortiguar los efectos de la cuarentena decretada para frenar el avance del COVID-19 en Bolivia.

Se prevé que un total de 1.524.638 familias recibirán los recursos de la Canasta Familiar, mientras que el Bono Familia paliará las necesidades de cerca de 2.578.000 familias, lo que quiere decir que al menos siete millones de bolivianos serán beneficiados con dichas medidas.