Murillo

 

Redacción Central / Edición impresa

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, presentó ayer por la mañana en la Fiscalía de La Paz dos denuncias contra el expresidente Evo Morales y el exministro de la Presidencia  Juan Ramón Quintana, por los delitos de sedición y terrorismo.

“Las pruebas son claras y públicas, Quintana dijo que convertiría a Bolivia en Vietnam y lo está tratando de hacer, pero no lo vamos a permitir los bolivianos. La prueba contra Morales es el video donde dijo muy claro que maten a los bolivianos haciendo cerco en las ciudades y no dejando entrar comida. Esa es la verdadera cara de Morales que pide que se mate a los bolivianos”, denunció.

Añadió que en ambos casos se pedirá la máxima sanción carcelaria, de uno a tres años de reclusión por sedición, y de 15 a 20 años por terrorismo, según el Código Penal.

 

Labores de pacificación

Por otra parte, manifestó que a la fecha hay 70% menos de conflictividad en el país porque la mayoría de los departamentos tiene la transitabilidad y vías despejadas.

“Las únicas zonas álgidas están en una parte de Senkata (El Alto) y en la zona del Chapare (Cochabamba), pero estamos en conversaciones en ambas zonas. No usaremos la fuerza, si no agotar el diálogo”, afirmó.

Remarcó que no se dictará ninguna medida de excepción, como el toque de queda, porque los efectivos militares y policiales tienen control de la situación.

“No transaremos con nadie, pelearemos contra el terrorismo y los narcotraficantes”, aseguró.