El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, en conferencia de prensa. (Foto: Palacio)

Las autoridades denunciaron ante la comunidad internacional que Evo Morales y el MAS ponen en riesgo la vida de los bolivianos al llamar a elecciones durante la pandemia.

Karem Mendoza G.

El Gobierno interpondrá la próxima semana un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley de Postergación de Elecciones ante el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) y expresó su rechazo por la norma -aprobada por los 2/3 del Movimiento al Socialismo (MAS)- que «atenta» contra la salud y la vida de la población, informó el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez.

«El MAS quiere llevar a Bolivia a una polarización y quiere electoralizar el país en un momento tan delicado para la vida de los bolivianos. El MAS ha forzado la aprobación de esta ley para convocar elecciones. Nunca se ha enfocado en la salud. El MAS ha construido más canchas que hospitales en Bolivia. Para ellos es más importante satisfacer sus deseos de poder que la salud de los bolivianos», aseveró.

La autoridad denunció ante la Comunidad Internacional que Evo Morales y el MAS ponen en riesgo la vida de los habitantes del país. Asimismo, convocó a la población a cuidar la salud y seguir «estrictamente» la cuarentena.

«Todos nos estamos sacrificando en la cuarentena, estamos cuidando a nuestros familiares, a nuestra comunidad y cuando todos estamos trabajando por la salud de los bolivianos, el MAS quiere acabar con todo lo que los bolivianos hemos logrado hasta el día de hoy», afirmó Núñez.

Las autoridades gubernamentales observaron el Artículo 2 de la Ley de Elecciones, que establece como plazo 90 días a partir del 3 de mayo para definir fecha de los comicios, por no tomar en cuenta datos científicos e informes con respecto a la pandemia del coronavirus.

Asimismo, el Gobierno expresó su intención de llevar adelante las elecciones, siempre y cuando la salud de la población no corra riesgo.

«En junio comienza el invierno y esto eleva el factor de enfermedades pulmonares, por tanto existe mayor vulnerabilidad en relación al COVID-19 y mayor probabilidad de contagio. De acuerdo a las proyecciones científicas, en los meses de julio y agosto se registrarán los picos más altos de contagios de coronavirus. Para fines de agosto y septiembre podrían comenzar el descenso. El MAS ha decidido ir a elecciones en el momento de mayor riesgo para los bolivianos y eso no lo vamos a apoyar», afirmó.

El pronunciamiento considera como «mejor alternativa» la propuesta del Tribunal Supremo Electoral (TSE) que fijaba un rango de fechas del 7 de junio al 6 de septiembre en respeto de su labor como «única instancia» para organizar la votación y por su independencia frente a los otros órganos del Estado.

El proyecto del TSE estaba basado en un «análisis serio» sobre la situación de la emergencia sanitaria y bajo consenso con todas las organizaciones políticas incluida la participación de los representantes masistas.

Según el Gobierno, el MAS contradice su propia Ley 1293 para la Prevención, Contención y Tratamiento del coronavirus, ya que esta norma otorga al Órgano Ejecutivo la facultad de declarar cuarentena en todo el territorio nacional. Al aprobar la norma electoral, «se olvidan de la salud de los bolivianos y demuestran que solo les interesa hacer política», apuntó.

El ministro recordó que Evo Morales «nunca» se interesó por la salud y no construyó hospitales, además añadió que «despilfarró» los recursos de la mayor bonanza económica construyendo canchas y coliseos para beneficios de algunas personas.