La presidenta Jeanine Áñez en su mensaje del 29 de abril. (Foto: Ministerio de la Presidencia)

Gonzalo Pérez Bejar / Bolivia – Edición impresa

El Gobierno emitió 33 decretos supremos entre el 4 de marzo y el 29 de abril para contener la pandemia del coronavirus, que en la actualidad está presente en los nueve departamentos.

Entre las primeras medidas asumidas está autorizar al Ministerio de Salud y entidades subnacionales (municipios y gobernaciones) hacer contratos y destinar todos sus recursos para fortalecer sus sistemas de salud (DS 4174).

El DS 4199, del 21 de marzo, declara cuarentena total en todo el territorio.

Para contrarrestar los efectos en la economía del pueblo y los más humildes se dispuso el pago del Bono Familia por única vez y la reducción de tarifas eléctricas (DS 4197), luego se dieron a conocer medidas complementarias que tienen el mismo objetivo, como el Bono Canasta Familiar y el Bono Universal (DS 4215). Apoyo a los grandes empresarios, pequeños y medianos, a quienes se les favorece con facilidades de préstamo para evitar despidos (DS 4216).

Entre las medidas asumidas para favorecer a quienes están en la primera línea de contención de la enfermedad, como el personal en salud, se definió la contratación del seguro de vida por Bs 100 mil (DS 4217).

El Decreto Supremo 4223, del 20 de abril de 2020, autoriza al Ministerio de Relaciones Exteriores realizar transferencias público-privadas en especie durante el período de la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus.

Finalmente, el Decreto Supremo 4229 tiene como objetivo ampliar la vigencia del confinamiento y establecer condiciones para una cuarentena dinámica a partir del lunes 11 de mayo, desde esa fecha se efectuará una evaluación por la cual se definirán nuevas acciones que tienen como objetivo identificar las zonas donde hay mayor o menor incidencia de la enfermedad.

El diputado Gonzalo Barrientos (UD) sostuvo que las medidas asumidas fueron las adecuadas para contener la pandemia y atender las necesidades de gran parte de las familias bolivianas que son vulnerables.

“Los decretos supremos muestran la intensidad con la que se trabaja, esa es una muestra real y objetiva de un trabajo que caracteriza en estos momentos de emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus”, declaró al periódico Bolivia.