Trabajadores instalan una red de gas domiciliario. (Foto: YPFB)

Redacción central

El Gobierno reactivó la economía de 1.049 empresas dedicadas a la instalación de gas domiciliario mediante la entrega de lotes de trabajo, con el objetivo de permitir que cada vez más bolivianos cuenten con ese servicio en sus viviendas.

El ministro de Hidrocarburos y Energía, Franklin Molina, citado en un boletín de prensa de la estatal petrolera, manifestó que el sector prácticamente estaba paralizado un año, tiempo en que la administración del Estado estaba a cargo de Jeanine Añez, porque recibió ese sector sin una nueva conexión, lo que calificó de “un sabotaje al pueblo”.

“Asumimos la cartera de Estado sin una sola nueva conexión de gas, éste es un sabotaje al pueblo. Ahora, YPFB está reactivando las instalaciones bajo el principio de universalización del servicio básico que quedó estancado por prácticamente un año”, dijo.

Explicó que el sorteo de lotes de trabajo, que son partes de zonas o barrios de varias poblaciones, se reanudó como parte de la reactivación del sector de hidrocarburos y se prevé concluir el 18 de diciembre. A diferencia de otras gestiones, la Gerencia de Redes de Gas y Ductos estableció que el sistema de registro e inscripción de empresas instaladoras de gas natural interesadas en participar en los sorteos sea virtual, velando no sólo por la seguridad de los funcionarios de YPFB, sino también de las empresas instaladoras.

“En las ciudades de La Paz y El Alto son cerca de 341 empresas trabajando de la mano de YPFB, en Oruro son 125, en Potosí instalan 69, en tanto que en Chuquisaca son 104; en Santa Cruz, Beni y Pando llegan a 204, y Cochabamba cuenta con 206 instaladoras que efectúan las nuevas conexiones. Se prevé que esta cifra se incremente considerablemente hasta el 18 de diciembre, pues aún se tienen programados más sorteos en todo el país”, dijo el presidente ejecutivo de YPFB, Wilson Zelaya.