WhatsApp Image 2019-12-24 at 16

 

Bolivia Digital

El secretario privado presidencial, Erick Foronda, informó que policías reforzaron la vigilancia en la Embajada de México ante una posible marcha de ‘Ponchos Rojos’ que exigiría que el exministro de la presidencia Juan Ramón Quintana sea expulsado de esa residencia y entregado a la justicia boliviana.

“El Gobierno de Bolivia comunica que ha recibido información creíble de amenazas de violencia por parte de movimientos sociales de la ciudad de El Alto conjuntamente con un grupo de Omasuyos en el Departamento de La Paz, denominado “Ponchos Rojos“, quienes (…) se aprestan a marchar hacia la residencia de la Embajada de México con el objeto de exigir la expulsión del exmilitar y exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana”, indicó en conferencia de prensa desde el Palacio Quemado.

En esa línea, Foronda afirmó que, con el propósito de precautelar la tranquilidad de la Misión y garantizar la seguridad y dignidad de los diplomáticos mexicanos y la inviolabilidad de las instalaciones diplomáticas, “el gobierno constitucional incrementó la presencia de fuerzas policiales en la vía pública, sin afectar la libre circulación de los funcionarios de la Embajada ni violar el recinto diplomático ni tampoco realizar ningún tipo de registro”.

Por otra parte, señaló que el Ejecutivo boliviano saludó las palabras del presidente de México, Manuel López Obrador, y de la embajadora de ese país, María Teresa Mercado, “que confirman la buena voluntad del Estado Plurinacional para actuar en conformidad con la Convención de Viena”.

Dijo que Bolivia reafirma su compromiso con la Constitución y con las normas internacionales sobre el respeto a la soberanía de los Estados y el principio de no injerencia en los asuntos internos de los países. “En esa línea, el país espera que el gobierno de los Estados Unidos Mexicanos también cumpla estos principios que son esenciales para sostener relaciones bilaterales en el marco del respeto mutuo”, agregó.

“Finalmente, Bolivia hace notar que el gobierno de México ha ignorado constantemente los reclamos efectuados por Bolivia respecto a la injerencia en los asuntos internos de Bolivia”, concluyó.