Dirigentes de los campesinos de Santa Cruz durante la firma del acuerdo, ayer.

• Frank Ibañez/

El Gobierno y la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de la Chiquitania ‘Apiaguaiki Tüpa’ firmaron ayer un acuerdo que permitió que se levante el bloqueo de vías. Para el 12 de agosto se fijó una reunión en la que se formarán mesas técnicas para escuchar sus demandas.

El viceministro de Tierras, Ramiro Guerrero, luego de firmar el acuerdo con los representantes campesinos, afirmó que se estableció la realización de una reunión este 12 de agosto —en Santa Cruz— con la presencia del presidente del Estado, Luis Arce, para escuchar todas sus demandas.

“Yo quiero destacar el nivel de madurez que se tuvo para el debate y para establecer puntos de coincidencia. Valoramos el nivel de amplitud de los hermanos dirigentes para llegar a este acuerdo, donde el Gobierno mostró la predisposición para fijar una reunión y considerar todas sus demandas y pedidos”, dijo el viceministro.

Tres son los puntos centrales del acuerdo, el primero es el compromiso de una reunión que se llevará a cabo el 12 de agosto en las instalaciones del ex Conaltid, en la ciudad de Santa Cruz, con la presencia de Arce.

Un segundo punto establece que a partir de la realización de la reunión se instalarán dos mesas técnicas de trabajo conformadas por personal técnico, autoridades del área y representantes de la organización campesina.

El tercer aspecto se refiere al compromiso de la dirigencia campesina de levantar todas las medidas de presión en la ciudad de La Paz y Santa Cruz.

Sobre el tema de posibles avasallamientos, el viceministro sostuvo que “hay una ley contra el avasallamiento y a quienes incurran en esto se les va a aplicar la norma; con los hermanos de la federación se acordó que se tienen que transparentar estos casos”.

Por su parte, el representante de la organización campesina, Franklin Vargas, remarcó que se acepta el acuerdo y se espera que la reunión convenida pueda servir para solucionar los planteamientos del sector. “Estamos aceptando este acuerdo, nosotros vamos a apoyar a nuestro Gobierno, no somos ningunos golpistas, pero queremos que el Gobierno también nos escuche y apoye. Vamos a levantar nuestras medidas de presión y esperamos que el Presidente nos escuche”, manifestó.