Bolivia Digital

El ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Iván Arias, informó este martes que junto al Servicio Departamental de Salud (Sedes) La Paz diseñan un modelo de intervención médica para enfrentar al COVID-19, la que consiste la elaboración de kits e indicaciones de cómo tratar a personas con el virus y será aplicado en la modalidad barrio por barrio, bajo supervisión.

“Junto con el nuevo Director del Sedes y los responsables de la atención interprovincial y metropolitana vamos a desarrollar kits (conjuntos) de atención familiar. Por ejemplo si una persona cree que tiene coronavirus se le hará llegar las (indicaciones) de lo que debe hacer los primeros días de la posible enfermedad, (previniendo la automedicación)”, explicó.

Los kits serían distribuidos bajo supervisión médica en la modalidad barrio por barrio, con el fin de evitar la propagación de la enfermedad en el departamento paceño.

Arias señaló que a pesar de que el Gobierno trabaje para afrontar la crisis en las mejores condiciones la ciudadanía también debe apoyar con el auto cuidado y no esperar a que la enfermedad progrese peligrosamente.

“Como nunca antes se habilitaron camas de terapia intensiva, más de seis laboratorios, pero no será suficiente si es que la gente no contribuye a una relación mutua de capacidad del Estado en su nivel de reacción y capacidad de la sociedad de cumplir y cuidarse”, indicó.

También se prevé la habilitación de centros y escuelas que estén libres para proporcionar oxígeno a las personas que lo necesiten, lugares donde rápidamente practiquen análisis u orienten a la ciudadanía sobre protocolos de auto atención y en casos de agravarse los casos.

Estas actividades serían parte del nuevo modelo de intervención que será presentado en los próximos días que incluirá acciones y respuestas rápidas en cada barrio y zonas del departamento de La Paz.

La autoridad también reflexionó que la política comunicacional falló en el departamento, ya que existieron discrepancias con el Gobernador de La Paz, rememoró de igual manera que se pidió constantemente a la ciudadanía controlar su alimentación, la limpieza bucal, consumo de frutas con el fin de evitar que el coronavirus madure en el cuerpo.

“Chocamos con gente que decía que no existía enfermedad como dirigentes políticos, y que en las altura tampoco llega como en el municipio de Llallagua, además de la destrucción de antenas con la excusa de que son tecnología 5G y que provocaban el COVID-19, fue una campaña muy dura muy fuerte y por su puesto en un país donde la información no trasluce, no se comparte”, manifestó, la autoridad.