Franz Acarapi / Bolivia – Edición impresa

Empresarios de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, entre otros, llevan adelante reuniones de coordinación con el Gobierno nacional para elaborar el plan de reactivación económica del país, preservar los empleos y evitar el cierre de las unidades productivas.

“Trabajamos al interior del gabinete para poder tener un programa de reactivación económica que ayude a enfrentar el impacto económico negativo que tendremos debido a la pandemia”, señaló el ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Óscar Ortiz, en el marco de una reunión que sostuvo con la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz, el 23 de mayo.

En este sentido, Ortiz manifestó que el Órgano Ejecutivo trabajará de manera conjunta con el sector productivo nacional, pequeñas, medianas y grandes empresas, además de las organizaciones laborales, con la finalidad de recoger las propuestas y coordinar las medidas que se adopten en favor del país.

“Nosotros tenemos toda la disposición de estar permanentemente escuchando, dialogando y trabajando con todos los sectores económicos”, mencionó la autoridad.

En declaraciones al periódico Bolivia, el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic, indicó que en este momento no existe la manera de predecir el tiempo que se tomará para que las industrias retornen a la normalidad productiva debido a la pandemia del coronavirus (COVID-19), que continúa su propagación en el país y el mundo. En esa línea, aseveró que las pérdidas económicas en el sector industrial por los más de 60 días de cuarentena total alcanzaron a cerca de $us 600 millones, es decir, unos $us 10 millones por día.

La pasada semana se realizó en La Paz una importante reunión entre el Gobierno y la Cámara Nacional de Comercio, Cámara Nacional de Industria, Cámara Departamental de la Construcción, Federación de Empresarios Privados de La Paz, entre otros. En este encuentro se analizaron temas financieros y de operación de las empresas que permitan retomar las actividades, resguardando la seguridad de los trabajadores.

De acuerdo con el ministro Ortiz, los sectores de la industria, agropecuaria, minería y la construcción están autorizados para trabajar, aplicando protocolos de bioseguridad, por lo que también se busca encontrar una fórmula que permita evitar la propagación del virus y abrir el inicio de actividades de otras áreas productivas con las medidas de protección de salud.

“Estamos reunidos con equipos técnicos del sector empresarial, ellos están presentando propuestas para lo que será la reactivación económica”, sostuvo la autoridad.

Por otra parte, el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, como delegado presidencial en Tarija, se comprometió con los constructores a gestionar soluciones sobre las preocupaciones que tiene el sector acerca de la reanudación de su trabajo y las deudas que tiene el Gobierno con las empresas del área.

Dijo que esta gestión gubernamental pasa por dos crisis: una de democracia y Estado, y otra de salud, con una transversal electoral muy fuerte.

Plan Empleo 

El Gobierno nacional, mediante el Decreto Presidencial 4234, conformó el Consejo Nacional para la Reactivación del Empleo en el país, que fue afectado severamente por la pandemia del coronavirus.

El Consejo tiene la misión de encaminar la creación de 600 mil empleos, anuncia realizado por el Ejecutivo el 1 de mayo. Este tiene previsto comenzar en junio.

“La presidenta Jeanine Áñez nos ha dado una línea muy clara, hoy las dos grandes prioridades en el país son la salud y los empleos (…), la economía pasa por la reactivación, tenemos que apoyar a quienes generan empleo a preservar los trabajos actuales, debemos desarrollar planes de empleo de emergencia para quienes no puedan acceder a fuentes laborales en las próximas semanas y meses”, afirmó Ortiz.

Cámaras de Industria y de Comercio plantean la creación de un Fondo de Garantías

La Cámara Nacional de Comercio (CNC) y la Cámara Nacional de Industrias (CNI), mediante un comunicado conjunto, plantearon la creación de un Fondo de Garantías estatal para el financiamiento de las micro, pequeñas y medianas empresas (pymes).

La medida es parte de las demandas que realizaron ambas entidades al Gobierno, ante la urgente necesidad de salvar la vida de las empresas como único medio de garantizar el mantenimiento de las fuentes de empleo que estas generan y, con ello, el bienestar de las familias bolivianas.

De acuerdo con el comunicado, el Fondo de Garantías ayudará a la reposición de los fondos de capital de trabajo a las empresas que enfrentan pagos y obligaciones de corto plazo.

“Este financiamiento, que está dirigido a restablecer la cadena de pagos de las empresas, que ha sido interrumpida de manera abrupta por el estado de emergencia sanitaria, debe ser otorgado de forma ágil, en condiciones concesionales de plazo, tasa de interés y bajo garantía quirografaria”, indica el documento.

El sector también solicita al Ejecutivo la ampliación de la prórroga otorgada por el Decreto Supremo 4198 para el pago del Impuesto a las Utilidades de las Empresas (IUE) para aquellas compañías con cierre de ejercicio al 31 de diciembre de 2019 hasta el 20 de octubre de 2020, o bien 60 días después de que se levante la actual cuarentena.

En pasadas declaraciones, el presidente de la CNI, Ibo Blazicevic, mencionó que la actual crisis sanitaria que vive el país por el coronavirus y las medidas para contener su propagación empujan a la industria nacional a ingresar en una recesión, cuya consecuencia sería el cierre masivo de las unidades productivas y el desempleo.

“Creemos que es totalmente importante que el compro boliviano se convierta en una política de Estado y que generemos un fondo de reactivación de la industria, como se hace en otros países”, apuntó el representante.

Estudio: 140 mil empleos en turismo están en riesgo

El estudio “Impacto del COVID-19 en el turismo”, de la carrera de Administración de Hotelería y Turismo de la Universidad Franz Tamayo (Unifranz), reveló que 140 mil fuentes de empleo están en riesgo como resultado de la pandemia que paralizó las actividades económicas.

Este trabajo también menciona que más del 50% de las microempresas dedicadas al negocio del turismo piensan cerrar o cambiar de rubro.

El estudio señala que destinos como el Salar de Uyuni, Rurrenabaque, Copacabana y Yungas no se podrán recuperar hasta 2021.

Sin embargo, sugiere la aplicación de políticas públicas de mediano y corto plazo para reactivar la industria, también llamada ‘sin chimeneas’, teniendo en cuenta que el sector fue uno de los más golpeados por la pandemia del coronavirus en Bolivia y el mundo.

Entre las medidas a corto plazo figuran los incentivos fiscales impositivos y de patentes, impulso a la imagen país, impulso al turismo interno para ampliar la demanda, inclusión de protocolos de bioseguridad en la normativa de los negocios y normar el distanciamiento social en destinos.

Apunte

El Gobierno afirmó que existen dos prioridades en la actual emergencia sanitaria: cuidar la salud de los bolivianos y preservar las fuentes de empleo.

Ampliación

La CNI y la CNC solicitaron que el pago del Impuesto a las Utilidades de las Empresas (IUE) de 2019 se aplace del 29 de mayo al 20 de octubre, o 60 días después de la cuarentena.