pinturas-de-marco-alandia

Hizo cursos de grabado en el Instituto Internazionale del Incisione en Roma, y de pintura en el Taller de Gonzalo Rodríguez en La Paz. Ha realizado exposiciones colectivas en Asunción, Caracas, La Paz, Madrid, Roma, Londres y Viena. 
Usted viene de una tradición familiar arraigada en la expresión plástica, tanto Miguel Alandia Pantoja como Óscar Pantoja fueron grandes representantes del arte nacional. ¿Cómo se manifiesta esa herencia en su propio y personal modo de realizar sus obras?
Gracias por esta pregunta. En la familia hay muchos artistas y muy buenos en varias disciplinas, no solamente en pintura. Creo que es una especie de inclinación natural y por mi parte la trato de llevar con entusiasmo, aunque es una tarea muy lenta y difícil.
El asunto de las dificultades de aceptación creo que es una condición natural para muchos artistas en todo el mundo, debido a que es una actividad que en el fondo produce cosas, objetos, música, cuya utilidad material es nula o casi nula. En un momento pensé que el reconocimiento tendría que ver con la calidad intrínseca de la obra que uno hace. Ahora no estoy seguro, no creo que la indiferencia sea necesariamente algo negativo.

¿Cuál es el tema central que considera usted se manifiesta en su obra?
Creo que existen muchos asuntos y preocupaciones que flotan permanentemente en el mundo cotidiano, y que pueden reflejarse en el trabajo. En mi caso no hay un tema o asunto como tal, simplemente un interés de comprender mejor las ideas de espacio, luz y color. Esto se debe a que creo que el mundo real tiene un ámbito diferente al de la pintura; no creo que exista una pintura importante, de valor indiscutible, que llegue a tal condición por reflejar tal o cual discurso o problemática.

Se dice por ejemplo que su padre realizó sus obras utilizando ambientes casi oscuros, para que a través de su pintura pueda crearse la luz. ¿En qué sitio se siente más cómodo para crear?
Sí, muchos pintores recurren a momentos del día en los que la luz no es tan fuerte, tal vez porque tienen dificultades con los reflejos, al contrario de otros como los impresionistas, pero eso es agua pasada. El color en pintura se manifiesta de tantas formas como hay pintores, cada uno con su sensibilidad para trabajarlo. Personalmente evito las luces fuertes, busco una iluminación suave.

¿Cuáles son las escuelas de la pintura qué más lo han influenciado?
Más que escuelas me interesan los pintores individuales. Por ejemplo, de los impresionistas me parece un asco ese señor Renoir, y me encanta el valiente Edouard Manet. 

¿Qué cosas de Bolivia le gustan y lo inspiran y de qué cosas escapa?
Lo que me inspira es un enorme grupo cambiante de cosas y experiencias, entre ellas el arte precolombino, la luz de Tarija, los días sin nubes y nublados en Potosí, en La Paz, en los cerros y el altiplano, amaneceres nublados de Sucre, caminar por algunas calles y zonas de esta ciudad, etc, etc. Por otro lado, huyo de la comida rápida y del folklore. (JRH)
 

LinkedIn