Los connacionales al momento de abordar los buses en los que se trasladarán hasta sus regiones de residencia. (Foto: @KarenLongaric)

Roberto Medina / Bolivia Digital

Mediante su cuenta de Twitter, la canciller Karen Longaric confirmó que en esta jornada un grupo de 384 connacionales abandonó el campamento Tata Santiago, ubicado en la región fronteriza de Pisiga, luego de cumplir la cuarentena dispuesta por el Gobierno, y que dichas personas fueron trasladadas a sus respectivos distritos en buses.

Asimismo, indicó que otros 176 bolivianos procedentes de Santiago de Chile ingresaron al país por el puesto fronterizo Abaroa y de inmediato se trasladaron a sus hogares.

El Gobierno instaló un campamento en Pisiga a fin de albergar a los ciudadanos bolivianos que retornan al territorio nacional desde Chile.

A pesar de que los compatriotas cuentan con todas las comodidades para permanecer aislados el tiempo que sea necesario, en abril hubo algunos inconvenientes, pues gente afín al Movimiento al Socialismo (MAS) trató de ingresar por la fuerza para que se rompa la cuarentena.

El oportuno accionar de las Fuerzas Armadas evitó que las carpas sean destrozadas y se incumpla la disposición.