Redacción central – Edición impresa

Los grupos de vándalos que destrozaron, quemaron y saquearon más de 50 unidades de la Policía en días anteriores también sustrajeron diverso equipo policial que se recupera poco a poco con la ayuda de la ciudadanía.

“Se han perdido gases, lanzagases, chalecos, uniformes, incluso armamento, pero se está recuperando gracias a las denuncias y a la ayuda de los ciudadanos”, afirmó el coronel Julio Cordero, comandante de la Policía de La Paz.

Asimismo, señaló que los desdoblamientos de las grabaciones de las cámaras permitieron identificar a varias personas que participaron en esos hechos y que serán aprehendidas en las próximas horas.

Las pérdidas son cuantificadas

La cuantificación provisional de la pérdida económica que sufrió la Policía debido a la quema de las estaciones policiales y los saqueos asciende al menos a 150 millones de bolivianos; sin embargo, esta cifra variará debido a que aún falta conocer a detalle las pérdidas en el trópico de Cochabamba y en el Distrito 8 de El Alto, regiones donde los uniformados aún no pueden ingresar para retomar sus actividades.

“Una de las zonas más neurálgicas es el Distrito 8 de El Alto, pero ya conversamos con los vecinos y dirigentes para que la Policía pueda volver y hacer seguridad ciudadana, servicios policiales de auxilio y protección”, indicó la autoridad.

Por lo pronto, la Alcaldía de El Alto dispuso algunos de sus ambientes para el trabajo policial.