Un tramo de la vía bloqueado con piedras y escombros. (Foto: Los Tiempos)

Bolivia Digital

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, informó a la Red Unitel que en la madrugada se habilitó de manera parcial la ruta entre Llavini, Bombeo y Cochabamba, y que en las siguientes horas la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) limpiará este tramo, que garantizará un tráfico fluido permanente.

“En esa región se desató un bloqueo muy esporádico y a la altura de Llavini, apoyados en explosivos, muchas personas tumbaron pedregones para evitar la circulación vehicular. En la madrugada huyeron quienes bloqueaban la ruta, pero fue habilitada parcialmente para permitir la circulación entre Llavini, Bombeo y Cochabamba”, señaló.

Respecto a la situación en K´ara K´ara, informó que en las demandas de finalización de la cuarentena o la realización de las elecciones generales hay una intencionalidad política de parte de algunos dirigentes porque la aprehensión de personas que fabrican armamento casero demuestra que existen infiltrados que quieren promover terror y generar desestabilización, lo que el Gobierno rechaza con contundencia.

“El viernes hubo un encontrón entre dirigentes y ese conflicto derivó en problemas internos de los que están a favor y en contra del bloqueo. En esta región de la zona Sur ya hay casos de coronavirus y los dirigentes deberán asumir la responsabilidad de los contagios”, manifestó.

Reiteró que quienes promueven los bloqueos y el rompimiento de la cuarentena es gente que responde al Movimiento al Socialismo (MAS) y que reciben instrucciones desde Argentina y de parte de dirigentes locales.

“Hoy el enemigo no es la Policía, las Fuerzas Armadas ni el personal de salud, ellos más bien son aliados. El enemigo es la desinformación y el desorden que perjudica a la población y la expone al coronavirus”, afirmó.

El comandante departamental de la Policía de Cochabamba, Franz Selliz, no descartó una intervención al bloqueo en ese sector puesto que la medida impide el ingreso de basura al botadero, lo que derivó en acumulación de desechos en la ciudad.

“La avenida Petrolera, en la zona Sur, kilómetros 6, 8 y 9, continúa bloqueada. No se descarta ninguna intervención en coordinación con las Fuerzas Armadas, pero nosotros exhortamos y pedimos que esto se solucione de manera pacífica, a través del diálogo, la tolerancia y la concertación, pedimos que se solucione de manera dialogada y concertada”, dijo.

En cuanto al bloqueo que persiste en la región cruceña de Yapacaní, aseguró que el Gobierno evalúa los caminos más adecuados para evitar la violencia porque “no se caerá en la trampa que busca generar muertos”.

«Los dirigentes están mal orientando, por eso pedimos deponer esa actitud, ya habrá tiempo de hacer política, entonces pedimos que todos se sumen para trabajar de forma coordinada”, sostuvo.

En esta región, un grupo de pobladores pidió la renuncia del alcalde y expresó sus dudas sobre la información que brindan los médicos sobre casos positivos de COVID-19, y en cuanto al número de fallecidos.

“Los trabajadores en salud decidieron abandonar sus puestos porque no existen condiciones para el desarrollo de actividades porque alguna gente promovió acciones vandálicas. Este bloqueo en el puente Santa Fe ocasionó que estén varados como 300 camiones que trasladan alimentos y medicamentos que se pueden echar a perder. Hay muchos pedidos que son problemas urbanos ya atendidos, las demás son propuestas sin justificación”, remarcó.