El Ministro de Trabajo explica las bondades del nuevo sistema laboral. (Foto: Carlos Barrios)

Erika Ibargüen A. / Bolivia Digital

Según la actividad que desempeñan las instituciones y empresas, es posible que hasta un 50% de los funcionarios públicos y privados pueda acogerse al sistema del teletrabajo, informó el ministro de Trabajo, Empleo y Previsión Social, Óscar Mercado.

El nuevo sistema fue aprobado por el Gobierno y se trata de una labor que los empleados pueden desempeñar desde sus domicilios, para lo cual se tiene la normativa que regula tanto a la administración pública como a la privada.

“De acuerdo con la propia experiencia en el Ministerio de Trabajo, y basados en nuestra experiencia en esta cuarentena, vimos que se podría aplicar según las actividades que desarrollamos hasta en un 50% de los funcionarios; sin embargo, esto puede variar de acuerdo con la función que cada empresa desempeña”, aclaró la autoridad en una entrevista con la Red Unitel.

Agregó que hay empleos donde el trabajo es netamente presencial, y por tanto no existe la posibilidad de trabajar desde casa, como en el caso del sector obrero —por ejemplo—.

Indicó que hay otras actividades, como las administrativas, que sí podrían aplicar el sistema; sin embargo, esto debe ser consensuado entre el empleado y el empleador.

“No se puede obligar ni al trabajador ni al empleador, esto tiene que nacer de un acuerdo y consenso entre partes”, precisó.

Agregó que no se afectará los salarios de los trabajadores y que se incorporará la evaluación por resultados.

“Estamos en un tema de vanguardia, son muy pocos los países en la región que tienen una regulación completa sobre esta modalidad”, dijo Mercado.

El titular de Trabajo explicó que el sistema consiste en prestar servicios a distancia, de manera remota.

Esto quiere decir que los trabajadores podrán desempeñar ciertas funciones desde sus domicilios y no necesariamente desde el lugar donde tradicionalmente desarrollaban sus actividades.

En días pasados, la presidenta Jeanine Áñez aprobó el Decreto Supremo 4218 sobre el teletrabajo; la norma fue reglamentada con dos resoluciones ministeriales tanto del despacho de la Presidencia como el de Trabajo, este último aprobó la normativa 220/20 en la que establece las características de dicho sistema.