Los pobladores del distrito 15 de la zona Sur de Cochabamba llevaron carteles con mensajes de rechazo al Gobierno.

Eliana Uchani / Bolivia Digital

En los últimos días se registraron dos movilizaciones, una en Riberalta y otra en Cochabamba, que vulneraron la cuarentena dictada por el Gobierno. Al respecto, el vocero de la alianza JUNTOS, Edwin Herrera, dijo que son organizaciones sociales afines al Movimiento al Socialismo (MAS) y cuestionó que ese partido siga haciendo política con la crisis sanitaria por el COVID-19.

“Son grupos afines al MAS, financiados por ese partido. Esto ya ha ocurrido en Riberalta, Beni y, ayer, en Cochabamba. Decidieron movilizarse para intentar romper la cuarentena dispuesta por el Gobierno nacional. Esta es una actitud inhumana, que no condice con la grave crisis sanitaria que vive el país. Eso solo muestra que el MAS quiere hacer política con la crisis sanitaria que enfrentamos actualmente”, señaló.

Sin embargo, la vocera del MAS, Marianela Paco, rechazó esas afirmaciones y aseguró que la movilización fue legítima, de sectores que se ven excluidos en la entrega de los beneficios anunciados por el Gobierno. Más bien, aseguró que son objetivo de guerra sucia por parte de los  partidos en carrera electoral.

Movilizaciones

El jefe del Departamento Legal del Ministerio de Gobierno, Víctor Barboza, informó que los seis mototaxistas que instaron a romper la cuarentena en Riberalta, Beni, fueron aprehendidos por la Policía. En sus primeras declaraciones revelaron que la movilización fue política y tenía intenciones de desestabilizar al Gobierno.

«No es un movimiento por escasez de alimentos, sino que busca desestabilizar al Gobierno e instigar a las personas a no cumplir con la cuarentena, atentando contra la salud de la población”, declaró Barboza a radio Panamericana.

A la vez, indicó que los aprehendidos señalaron que para la manifestación llegaron personas desde Trinidad. Añadió que en aquella ciudad se detuvo a dos personas que instigaban a la población a incumplir la cuarentena.

El juez de turno de la ciudad de La Paz determinó la detencion preventiva de los pobladores en el centro de reclusión de Riberalta. Los sindicados fueron trasladados por la mañana hacia la sede de gobierno para el desarrollo de la audiencia de medidas cautelares.

En Cochabamba se registró ayer una marcha, al igual que las ya nombradas, en plena cuarentena. Los marchistas exigieron ser beneficiarios del bono Canasta Familiar y portaban pancartas en contra de la presidenta Áñez, acusándola de usar el COVID-19 para prolongar su mandato.

Los movilizados llevaban carteles que decían que el 3 de mayo iban a sacar del gobierno a la actual Mandataria.

Campaña

La semana pasada aparecieron en la ciudad de El Alto varios carteles, mayormente en las zonas más ‘conflictivas’, que señalaban la inexistencia del coronavirus y que todo era un invento del Gobierno para quedarse en el poder.

Incluso el activista ligado al MAS David Ticona publicó en su cuenta de Facebook que el Gobierno trasladó a uno de los centros de salud del Distrito 8 de esa urbe, específicamente a la zona de Senkata, a uno de los pacientes positivos con COVID-19, información que fue manipulada y pretendía generar malestar en los vecinos de aquel lugar.