La mujer se encontraba grabando una clase de baile (Captura de video)

Milenio

Debido al confinamiento, las personas han tenido que encontrar una manera para distraerse desde casa, por lo que cada vez es más frecuente que se graben realizando diversas actividades. Entre las más comunes se encuentran clases de baile, tutoriales de maquillaje o rutinas de ejercicio. Sin embargo, en esos videos suelen quedar capturador actos insólitos que nadie esperaba grabar. Imagina que estás filmando una lección de baile y de repente, un extraño entra a tu casa y actúa como si se te conociera. Eso fue lo que le ocurrió a una mujer en Brasil. El insólito video se ha hecho viral en los últimos días.

El clip muestra a Angela Maria Goncalves, una enfermera de 39 años que está grabando una clase de baile. A los pocos segundos aparece en escena un hombre, quien desde la calle la espía y posteriormente decide ingresar a la vivienda. El intruso se quita las chanclas, abre la puerta, ingresa al domicilio de la mujer y ella responde con golpes y patadas para echarlo de su propiedad.

«Mientras graba lecciones de baile, un malhechor aparece en la puerta, mira hacia afuera y entra a hurtadillas. La puerta de vidrio está parcialmente cerrada para quienes pasan por la calle sin tener una vista despejada desde el interior. Me asusto y actúo con naturalidad como si lo conociera, hasta que reacciona con la intención de agarrarme. En eso, mi dócil instinto de pitbull me llevó a darle una paliza», escribió Angela en su cuenta de Facebook.

«El hombre espía invade mi casa, el perro de 10 años no se mueve pero tampoco se alegra con la entrada del sospechoso, se quita las pantuflas porque sabría que interferiría en sus acciones, sonríe para confundirme como si fuera un conocido, me recibe con un abrazo. ¿Qué quería que hiciera, ofrecerle café? ¿Esperar a que me mate y viole a mi hija?», agregó.

Respecto al por qué su amigo peludo no reaccionó de manera salvaje en contra del sujeto, la enfermera publicó un comentario asegurando que su perro se llama Megh, tiene diez años y es muy dócil, por lo que nunca mordería a nadie.

Ante la ferocidad de Goncalves, el hombre huyó del lugar. Tras el incidente, la mujer puso una denuncia ante la Policía, pero aún no ha logrado identificar al sujeto.

LinkedIn