EFE/Bolivia/Edición Impresa

Una relativa calma dominaba en Hong Kong a la espera de las elecciones de distrito, que se celebrarán hoy bajo estrictas medidas de seguridad y concebidas como un plebiscito que medirá el pulso político del movimiento prodemocrático, que protestó de forma masiva en las calles de la ciudad desde junio.

Para evitar que las autoridades cancelen los comicios con el pretexto de la violencia, el movimiento social —sin un líder claro— que afloró desde el descontento de los jóvenes aplacó la furia que había desatado una batalla campal el pasado fin de semana en los campus universitarios de Hong Kong.

Aunque una variada amalgama de partidos concurre a las elecciones, hay dos bloques diferenciados: los prodemocráticos —casi siempre de amarillo—, que defienden el sufragio directo para elegir al jefe del Ejecutivo, y de azul, los progobierno, cercanos a Pekín.

En total se presentaron 1.090 candidatos que compiten por 452 puestos de concejal de distrito, un cargo de escasa relevancia política que se ciñe a cuestiones de la comunidad, como la mejora del transporte público, las zonas verdes o la gestión de basuras. (EFE)