cbfe2ba7a8089a435b230a5738cf18e57e9bc872

 

AFP – Edición impresa

Violentos enfrentamientos entre manifestantes y policías  se registraron ayer en Hong Kong en lo que significó un inesperado recrudecimiento del conflicto iniciado en junio.

La situación pareció apaciguarse el viernes por la noche, pero los disturbios volvieron a producirse ayer, domingo, mientras los manifestantes abogan por paralizar la ciudad esta semana para “estrangular la economía” de este territorio.

La pasada semana la crisis entró en una nueva fase, más radical, con la adopción de la estrategia de ‘eclosión general’ (‘lossom everywhere’), que consiste en multiplicar los bloqueos y los actos de vandalismo, y poner a prueba las capacidades de la Policía.

Según informó la agencia AFP, en los enfrentamientos un policía resultó herido en la pantorrilla por una flecha disparada por un manifestante durante enfrentamientos cerca de un campus en la zona de Kowloon, convertida en el principal frente de las protestas prodemocracia en esta excolonia británica.

La Policía usó cañones de agua y lanzó varias granadas lacrimógenas contra los manifestantes que ocupaban el campus de la PolyU.

Hong Kong vive un movimiento sin precedentes contra la injerencia de Pekín en este territorio semiautónomo de 7,5 millones de habitantes, que sufre su mayor crisis política desde que en 1997 volviera a la soberanía china.

Estas acciones provocaron el caos en Hong Kong, que paralizaron casi completamente el metro y provocando el cierre de colegios y centros comerciales.
Una consigna colgada en un foro aboga para hoy por “una acción de madrugada”, dando a entender que los bloqueos van a proseguir: “Levántense temprano, actúen directamente contra el régimen, estrangulen la economía para acentuar la presión”.

El Gobierno anunció que los colegios permanecerán cerrados hoy, por medida de seguridad.

La movilización prodemocracia empezó en junio con el rechazo a un proyecto de ley que iba a autorizar las extradiciones a la China continental, donde la justicia está bajo la influencia del Partido Comunista.