INTER - Hong Kong - EFE

 

EFE / Hong Kong – Edición impresa

Varios miles de personas salieron ayer a las calles de Hong Kong a conmemorar el medio año del movimiento prodemocrático de protesta en la excolonia británica, que comenzó como oposición a un controvertido proyecto de ley de extradición.

Los hongkoneses participaron esta jornada en protestas menos masivas bajo la consigna “Unidos nos mantenemos firmes”, pero que demuestran que el movimiento está aún vivo después de casi un mes relativamente tranquilo.

“Hong Kong se ha convertido desde el comienzo del movimiento en una referencia que inspira a personas de todo el mundo a luchar contra el autoritarismo, por ello no nos daremos por vencidos”, aseguró a la prensa local Ventus Lau, uno de los organizadores de la protesta del jueves.

Asimismo, hubo una concentración de estudiantes de secundaria en la que pidieron la liberación de los casi 3.000 menores   detenidos por la Policía desde el inicio de las protestas.

Aunque el 9 de junio se registró la primera manifestación multitudinaria de esta oleada, la del 12 —que es la que se conmemoró ayer— fue en la que la lucha se amplió y empezaron a popularizarse las cinco demandas de los manifestantes.

Estas incluyen la retirada del proyecto de ley (ya conseguida), una investigación independiente sobre la brutalidad policial a la hora de reprimir las protestas, la amnistía a los más de 6.000 detenidos hasta la fecha, la retirada del término revuelta a la protesta del 12 de junio, y el sufragio universal para elegir al jefe del Ejecutivo local y a los diputados.

El descontento con el Ejecutivo hongkonés es patente y en las elecciones del mes pasado, a los consejos del distrito, la oposición hongkonesa obtuvo una victoria arrolladora.

El recuerdo de Alex Chow

Antes de las manifestaciones, se realizó una conmemoración a Alex Chow, un manifestante que falleció al caer de un aparcamiento durante una operación policial de dispersión de una protesta.

Las movilizaciones llegaron de manera masiva a las calles hongkonesas el 9 de junio a raíz del citado proyecto de ley de extradición, ya retirado por el Gobierno, pero mutaron hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos de Hong Kong y una oposición al autoritarismo de Pekín.

Sin embargo, algunos manifestantes han optado por tácticas más radicales que la protesta pacífica y los enfrentamientos violentos con la Policía han sido habituales.