La exautoridad está detenida en una cárcel federal. (Foto: Archivo)

• Redacción Central /

Para hoy fue reprogramada la audiencia del exministro del régimen de facto Arturo Murillo, investigado en EEUU por los delitos de lavado de dinero y soborno. Hoy se tendría que conocer la sentencia en su contra, sin embargo es posible un nuevo diferimiento, como ya ocurrió en cuatro oportunidades anteriores.

El extitular de Gobierno en el régimen de Jeanine Añez fue detenido en marzo y se encuentra recluido de manera preventiva en un penal de Miami, estado de Florida.

En agosto, la justicia norteamericana le concedió la posibilidad de defenderse en libertad previo pago de una fianza de $us 250 mil, aunque debía demostrar que el dinero era lícito, lo que no pudo hacer hasta ahora.

Respecto a las constantes reprogramaciones, el procurador general del Estado, Wilfredo Chávez, anteriormente indicó que la decisión se tomó porque la defensa legal de Murillo lo solicitó, sin embargo considera que sólo es un intento por “ganar tiempo”.

2,3 millones de dólares es el monto que le robó el clan mafioso al Estado boliviano.

El millonario robo

A finales de 2019 e inicios de 2020, Murillo, el exministro Luis Fernando López y sus cómplices pagaron sobornos para la compra de gases lacrimógenos mediante la empresa intermediaria Bravo Tactical Solutions (BTS).

Dicha empresa pagó $us 3,3 millones por los gases a la brasileña Cóndor y luego vendió este material al Estado boliviano en $us 5,6 millones. Con esta compra y venta, el clan mafioso le robó al país $us 2,3 millones.

Todo el dinero robado fue transferido a un banco de Estados Unidos y luego retornó a las cuentas particulares de todos los involucrados.

Por este hecho, la justicia norteamericana aprehendió a Murillo y sus cómplices.

Sus cómplices

Para el 13 de diciembre está prevista la lectura de la sentencia en contra de los cómplices de Murillo, identificados como Sergio Méndez, Luis Berkman, Bryan Berkman y Philip Lichtenfeld, quienes se declararon culpables.

Arturo Murillo podría ser condenado a 10 años de prisión en Estados Unidos, aunque en estos meses negoció la rebaja de su condena.

linkedin