Bolivia vivirá el Viernes Santo desde sus casas. (Foto: Archivo Parroquia La Merced)

Érika Ibargüen / Bolivia Digital

Hoy Jueves Santo se recuerda el día en que Cristo instituyó el sacramento de la eucaristía, también conocido como la Última Cena. La Iglesia católica lo celebra tradicionalmente con una misa en la que se realiza el lavado de los pies y se habla sobre la oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní.

El párroco Guillermo Siles, desde Santa Cruz, recordó a los católicos que el lavado de pies es un gesto de humildad.

«Jesús, en este pasaje del evangelio, nos enseña a servir con humildad y de corazón a los demás. Este es el mejor camino para seguir a Jesús y para demostrarle nuestra fe en él”, señaló.

Este día, tradicionalmente en las catedrales de cada diócesis, el obispo reúne a los sacerdotes en torno al altar y en una misa solemne se consagran los santos óleos que se usan en los sacramentos del bautismo, confirmación, orden sacerdotal y unción de los enfermos.

Sin embargo, por la cuarentena en la que Bolivia y el mundo se encuentran, solo queda compartir en familia este importante día.

«Hoy compartimos el sentido que tiene nuestra fe, centrada en la eucaristía», indicó Siles en una entrevista con Unitel.

Recordemos que Jesús invitó a sus discípulos a una cena en la que compartió el pan, y en la actualidad es un momento en el que se debe compartir en familia.

Por ejemplo, el sacerdote señaló que como no se puede asistir a misa, en la mesa se puede tener un pan, que es el alimento que da vida, fortaleza y es el que ayudará a soportar un momento como el que enfrentamos en esta pandemia.

Manifestó también que el lavado de los pies, que tradicionalmente se hace, representa la humildad y el servicio al débil.

“Es importante porque una persona que tiene fe y experimenta ese amor no puede ser ajena a la vida cotidiana, por lo tanto, desde la eucaristía partimos a ese compromiso con la vida cotidiana. Hoy es día del amor”, comentó.

Viernes Santo

El Viernes Santo conmemora la muerte de Cristo en la cruz y es una devoción muy antigua. La misa se inicia alrededor de las tres de la tarde, hora en que según los evangelios fue la crucifixión de Jesús de Nazaret.

Este día es conmovedor y doloroso para los fieles, pero a la vez de esperanza porque anuncia la próxima resurrección de Jesús.

En este día, la Iglesia católica manda a sus fieles a guardar ayuno y abstinencia de carne como penitencia.

Siles comentó que es un día en el que se debe adorar la cruz.

“El día en el que nosotros nos ponemos a disposición de Jesucristo crucificado y al servicio del hombre que ha dado la vida por nosotros, el hijo de Dios», indicó.

Sostuvo que ahora, en casa, se puede seguir en familia un viacrucis gracias a las plataformas virtuales, por ejemplo, se puede ver información acerca de cómo el coronavirus nos ha puesto de rodillas a todos y nos hace sentir tan devastados, como con una cruz pesada, con la que experimentamos este dolor, pero tenemos la esperanza de que todo pasará como con la resurrección.

Feriado en cuarentena

El ministro de Trabajo, Óscar Mercado, informó que el Gobierno determinó respetar la vigencia del feriado por el Viernes Santo y trasladar todas las actividades de abastecimiento y atención en entidades financieras para el sábado.

La autoridad detalló que las personas que estaban habilitadas para salir esta jornada, con las terminaciones de cédulas en 9 y 0, podrán hacerlo al día siguiente con plena normalidad.