INTERX-F4-PERU- ARCHIVO

 

AFP / Bolivia – Edición impresa

Huelgas en el sector de la educación, la salud y la justicia movilizarán en las calles a poderosos sindicatos en Perú a partir de este miércoles, en momentos en que la popularidad del presidente Martín Vizcarra cede.

Las autoridades declararon ilegales las huelgas que tienen como eje común la demanda de aumentos salariales y mejores condiciones laborales.

Se estima que la paralización en el sistema judicial afectará diversas diligencias en curso, como los del escándalo de corrupción Odebrecht, que salpicó a cuatro expresidentes peruanos y dirigentes políticos de primera línea.

El Poder Judicial publicó una norma en la gaceta oficial por la cual resolvió “declarar ilegal la huelga nacional indefinida” y las autoridades anunciaron que aplicarán un descuento salarial por día no trabajado a quienes acaten la huelga.

El Gobierno peruano también intentaba ayer desactivar la huelga en el sector sanitario, que podría afectar la atención en una vasta red de hospitales públicos.

La nueva ministra de Salud, Elizabeth Hinostroza, se reunió con representantes de la Federación Médica Peruana y gremios de esta área para buscar una solución que desactive la medida.

“Creemos en el diálogo como herramienta para buscar soluciones; buscamos generar tranquilidad en los profesionales de la salud para el buen desempeño en la atención de los pacientes”, dijo la ministra a los periodistas peruanos.

En las últimas semanas, los usuarios han denunciado escasez de medicamentos y el mal estado de funcionamiento de equipos médicos en los hospitales públicos de ese país.

La situación no es menos apremiante en el sector de la educación, donde el Gobierno también declaró ilegal el paro convocado por el Sindicato Unitario de Trabajadores en Educación para hoy.

El gremio cuenta con 400 mil maestros y reclama un alza en sus remuneraciones, pero la ministra negó cualquier pedido.