Militares reprimen en la ciudad de El Alto durante el golpe de Estado de 2019. Foto: Archivo

Bolivia

El director de la División de las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, aseguró que la insubordinación de las Fuerzas Armadas (FFAA) al gobierno constitucional del entonces presidente Evo Morales se constituye técnicamente en un golpe de Estado.

En entrevista con CNN, explicó que el hecho de que el jefe de las Fuerzas Armadas sugiera una dimisión y que el Presidente legítimo la acepte se constituye en un acto de insubordinación del Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas a la autoridad legítimamente electa para dirigir Bolivia.

“En otras palabras, esa renuncia de Evo Morales fue indudablemente motivada y yo diría hasta coaccionada por la autoridad militar. Si bien no le colocaron una pistola al pecho, el que la cabeza de las Fuerzas Armadas le diga usted más bien renuncie a su cargo porque ya no estamos subordinados a su autoridad, me parece técnicamente que eso constituye un golpe de Estado”, sostuvo Vivanco.

Señaló que una comisión de esa entidad tuvo acceso al expediente contra Morales durante el gobierno de Añez y se pudo llegar a la conclusión “que no había tampoco la más mínima evidencia que pudiera justificar los cargos que se puedan levantar contra él por terrorismo”.

En ese contexto, Vivanco expresó su rechazo al procedimiento de aprehensión de Jeanine Añez y dos de sus exministros por los presuntos delitos de terrorismo, sedición, conspiración para un golpe de Estado porque no habría ninguna prueba que sustente esos graves cargos. “Hasta donde nosotros sabemos, porque tuvimos acceso a las órdenes de arresto perentorias y sorpresivas que incluyen a la expresidente y miembros clave de su gabinete, no hay nada hasta ahora que pueda justificar unos cargos como esos y por lo tanto sugiere todo esto que es más bien un proceso de carácter político a los adversarios del gobierno actual”, manifestó.

linkedin