Imagen referencial de unidades de bombeo en pozos petroleros.

Bolivia Digital

Desde el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) ven el lado positivo a la caída del petróleo para el país como un tema de ahorro. Sin embargo, también desde esa entidad preocupa que en el futuro se dependa solo de los recursos naturales.

“Lo bueno de esta noticia es que sí hay un efecto positivo inmediato en cuanto a la importación. Ahorraremos y mucho dinero en cuanto a la importación de diésel y gasolina, pero además vamos a tener una menor subvención en el mercado interno, eso nos va a permitir equilibrar esa pérdida que teníamos, versus la ganancia que tenemos en los ahorros”, sostuvo el gerente del IBCE, Gary Rodríguez.

El petróleo estadounidense sufrió el lunes una caída que pasó de cotizarse de 18 dólares por barril a un precio negativo de -35,22 dólares al cierre de dicha jornada, volviéndose a cotizar en positivo el martes para los contratos futuros de entrega en junio, el nuevo mes de referencia.

Sin embargo, el experto dijo que no deja de preocupar que el país, a mediano y largo plazo, sea tan dependiente de un solo producto como el gas y solo dos mercados como Brasil y Argentina.

“Esto nos debe llevar a una necesidad de redefinir este modelo de desarrollo basado en recursos extractivos no renovables”, indicó.

Para mejorar la situación, Rodríguez recordó que desde el IBCE se sugirió “un gran pacto social productivo”, donde empresarios y trabajadores vean a largo plazo, y con responsabilidad compartida, la ampliación de la base productiva, agregar valor a los recursos naturales y diversificar mercados.