20191118-convocatoria-dialogo

 

Bolivia Digital

La Iglesia Católica, la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea (UE) convocaron hoy al Gobierno transitorio, a los partidos políticos y a representantes de la sociedad a un diálogo nacional con el objetivo de encontrar salidas para la pacificación el país.

“La Conferencia Episcopal Boliviana, acompañada por la Unión Europea y el enviado de la ONU (Jean Arnault), convoca al Gobierno nacional, a los partidos políticos y representantes de la sociedad a un diálogo con el fin de pacificar el país y consensuar las condiciones de nuevas elecciones generales y la elección de vocales para un nuevo Tribunal Supremo Electoral”, señaló el monseñor Aurelio Pesoa en conferencia de prensa.

Pesoa dijo que la convocatoria a este encuentro se fijó para las 14.30 de hoy, aunque no especificó dónde se realizará.

La ciudad de El Alto, al igual que otras regiones del país, mantiene movilizaciones que piden respeto a la wiphala, símbolo patrio que representa a las naciones indígenas de la región, y se niegan a aceptar el alejamiento del expresidente Evo Morales, quien tiene asilo político en México.

Esas medidas ocasionaron, en La Paz, el desabastecimiento de gas, gasolina y el alza de los precios de los principales productos de la canasta familiar.

El monseñor instó a los medios de comunicación y líderes de opinión a bajar el «tono» de sus declaraciones públicas para no provocar más enfrentamientos y ayudar a facilitar el diálogo y el entendimiento entre todos.

Por su parte, el candidato a la presidencia por Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, confirmó su participación a este espacio de diálogo porque coincidió en que es la mejor vía para solucionar la crisis que vive el país.

Además propuso a la presidenta transitoria, Jeanine Áñez, que convoque los antes posible a nuevas elecciones mediante “una ley”, en la que —a su juicio— debe participar el Movimiento Al Socialismo (MAS) con nuevos candidatos.

“Esa convocatoria inmediata es imperativa para solidificar la legitimidad de la presidenta Áñez, pero lo es también para comprobar si el MAS quiere o no quiere una solución pacífica, democrática y constitucional. Está en manos del MAS, en la Asamblea Legislativa, aprobar una ley, (que) producto de un acuerdo nacional, convoque a elecciones en las que por supuesto debe participar el MAS con candidatos que en ningún caso pueden ser Evo (Morales) y Álvaro (García Linera)”, manifestó.