El monseñor Sergio Gualberti en su homilía de este domingo 17 de mayo de 2020, en Santa Cruz. (Foto: ABI)

ABI / Bolivia Digital

La Iglesia católica pidió no fomentar divisiones y enfrentamientos por intereses de cualquier tipo entre bolivianos, sino preservar la vida para construir una sociedad más humana, ante la emergencia sanitaria por el coronavirus (COVID-19).

El arzobispo de Santa Cruz, Sergio Gualberti, pidió a la población unir esfuerzos al de las autoridades e instituciones de los diversos niveles del Estado, en su labor de contrarrestar la pandemia y sus consecuencias sanitarias, económicas y humanitarias.

“No es el momento de las divisiones y enfrentamientos por el poder o los intereses de cualquier tipo, sino el de unirnos alrededor del objetivo prioritario de preservar la salud y vida de todos los bolivianos, de construir nuevos horizontes por una sociedad más humana y fraterna”, exhortó Gualberti en la homilía de este domingo.

En La Paz, el obispo castrense de Bolivia, Fernando Bascopé, en su prédica dominical desde la Basílica de San Francisco, alentó a las familias bolivianas a continuar con las acciones de solidaridad y fe, especialmente durante la situación de emergencia sanitaria que vive el país.

“El amor cristiano no necesita reconocimiento de los hombres, que el Espíritu Santo que está con y en nosotros nos ayude a amar con el amor de Dios, hacer y compartir con el amor de Dios”, reflexionó Bascopé.

El prelado exhortó a los fieles a no actuar con indiferencia ante el dolor y la angustia de cada persona, respecto a la adversidad cotidiana que se presenta en la vida de las personas.

“Es necesario agradecer a todos, especialmente en este tiempo de emergencia sanitaria”, dijo el sacerdote, tras exhortar a los fieles a continuar con su obra de caridad.