gualberti tunica morada

 

Bolivia Digital 

Durante la homilía dominical de hoy, monseñor Sergio Gualberti demandó al Estado fortalecer el núcleo familiar mediante la aplicación de medidas concretas que la protejan de problemas como la falta de valores éticos, narcotráfico, la violencia y la disgregación de los hogares. 

“El Estado tiene la obligación de priorizar la política familiar con medidas concretas y responder a las necesidades de la familia, como la vivienda, el trabajo, la educación y la asistencia sanitaria accesible a todos”, afirmó.

Durante la celebración eucarística celebrada hoy en la Catedral Metropolitana de la ciudad de Santa Cruz, dedicada a la Fiesta de la Sagrada Familia: Jesús, María y José, monseñor Gualberti afirmó que “si la familia está en peligro, también peligra la sociedad”.

“Tendríamos que hacer un sincero acto de conciencia y preguntarnos si tantos problemas que vivimos en nuestro país, como la falta de valores éticos, el abandono de tantos niños y jóvenes en situación de calle, la violencia al interior y exterior del hogar, las violaciones y trata de personas, en especial de menores, la corrupción generalizada y la extensa red de narcotráfico, me pregunto si no se deben prioritariamente a la disgregación de nuestras familias”, expresó el arzobispo de la Arquidiócesis de Santa Cruz.

Gualberti se manifestó entorno a la preocupación de la Iglesia por la salvaguarda de la familiar, que debería ser compartida por toda la sociedad, en cuanto la familia como célula primera y vital.

«Así nos enseñan en el colegio, pero así afirma también la Declaración Universal de los Derechos Humanos: la familia es el núcleo natural y fundamental de la sociedad, y tiene derecho a ser protegida por la sociedad y el Estado porque es expresión de la ley natural y universal presente en la mente y en el corazón de todos los seres humanos», indicó, ante una nutrida concurrencia de feligreses.