La Organización de los Estados Americanos (OEA) destacó el cambio de la política migratoria del gobierno de la presidenta Jeanine Áñez, a favor de los ciudadanos venezolanos.

Eliana Uchani / Bolivia Digital

Las solicitudes de refugio de los migrantes venezolanos ante la Comisión Nacional del Refugiado (Conare) en el país se incrementaron considerablemente en los primeros dos meses de la presente gestión, en comparación con años anteriores.

La Organización de los Estados Americanos (OEA)  presentó el informe sobre la Situación de los Migrantes y Refugiados Venezolanos en Bolivia, en el que señala que en 2019 hubo 405 solicitudes, mientras que en los dos primeros meses de 2020 llegaron a 182.

“En 2018, 334 venezolanos realizaron solicitudes y en 2019 un total de 405. Entre enero y febrero de 2020, 182 venezolanos hicieron solicitudes de refugio. La Conare se encuentra procesando solicitudes actuales y acumuladas que no se procesaron durante años”, señala el documento.

Una comisión de la oficina de la Secretaría General de la OEA para la Crisis de Migrantes y Refugiados Venezolanos visitó el país el 11 y 12 de marzo con la finalidad de verificar la situación de ciudadanos  venezolanos que huyeron del régimen de Nicolás Maduro.

La delegación sostuvo una reunión con los migrantes venezolanos que se encuentran en el eje troncal del país. No pudieron prolongar su visita debido a la declaratoria de cuarentena total del Gobierno para evitar la propagación del coronavirus.

Nuevas políticas migratorias

A la vez, destacó la nueva política de migración que adoptó el gobierno de la presidenta Jeanine Áñez para que los venezolanos puedan obtener con prontitud los documentos de residencia legal.

«El establecimiento del gobierno de transición en Bolivia, liderado por Jeanine Áñez, generó un cambio en la política migratoria de este país y un nuevo enfoque hacia la inmigración venezolana, centrado en la flexibilización y una perspectiva más humana», puntualiza el informe.

Dos venezolanas que llegaron a Quillacollo, Cochabamba. Foto: Los Tiempos

El informe

El documento señala que hasta 2019 Bolivia era visto por los  venezolanos como un país de tránsito, pero eso cambió en los últimos años y ahora buscan establecerse principalmente en las ciudades del eje troncal.

“Hasta el año pasado, la migración venezolana en Bolivia era de tránsito. Con la profundización de la crisis en la región y las dificultades que han encontrado los desplazados venezolanos con las restricciones migratorias implementadas por varios países, muchos de ellos han decidido establecerse en Bolivia, lo que ha provocado un aumento significativo de la migración venezolana en este país, reflejado en el incremento de las solicitudes de refugio”, expresa.

El informe que entregó la Conare a la misión diplomática establece que los ciudadanos venezolanos argumentan al menos siete factores para solicitar refugio. Son víctimas de persecución por participar en protestas contra el régimen de Nicolás Maduro, son amedrentados por miembros de instituciones del actual Gobierno.

Además, reciben amenazas  de colectivos armados, son víctimas de la inseguridad ciudadana, crisis humanitaria, no encuentran empleo y no cuentan con los servicios básicos de luz y agua.

Desatención del anterior Gobierno

El estudio también denunció que durante el gobierno de Evo Morales las solicitudes de refugio fueron paralizadas y no se procesaban. Por esto, actualmente apenas hay 57 venezolanos en Bolivia con estatus de refugiado, de los cuales 27 son mujeres y 30 hombres.

“Según datos de la Conare, durante la gestión del presidente Evo Morales no se procesaban solicitudes de refugio de ciudadanos venezolanos, lo cual generó una acumulación. La institución registra el caso de un venezolano al que le negaron la solicitud a pesar de haber sido encarcelado en su país y sufrir torturas bajo el régimen de Nicolás Maduro”, indica.

La misión avizora que las solicitudes de ciudadanos venezolanos seguirán  aumentando, sobre todo de aquellos que llegan de Perú, Ecuador o Colombia.