thumbs_b_c_462cb7da26d6e3cbe92c759cb7db166b

 

DW – Edición impresa

Al menos 42 personas murieron ayer en un incendio que devastó una fábrica, ubicada en el área Anaj Mandi, en el oeste de Nueva Delhi, y que dejó un mínimo de 64 heridos que fueron trasladados a tres hospitales de la capital, informaron las autoridades. 

”Hasta el momento hemos contado 42 fallecidos y 64 personas heridas, algunas muy graves, pero podría haber más”, confirmó el portavoz del departamento de bomberos de Nueva Delhi, Atul Garg, quien añadió que “la mayoría” de las muertes fueron provocadas por asfixia a causa del humo. Garg aseguró que para extinguir el incendio hubo que emplear 25 camiones cisterna.

La mayoría de los muertos “eran trabajadores que dormían dentro de este edificio de cinco pisos”, dijo Sunil Choudhary, el subjefe del cuerpo de bomberos de Nueva Delhi. El fuego se inició en torno a las 05.20 hora local por causas aún desconocidas.

Tras conocer el suceso, el primer ministro indio, Narendra Modi, lamentó la tragedia a través de su cuenta de Twitter y la calificó de “extremadamente horrible”. 

Muchas fábricas se ubican en barrios viejos y estrechos de las grandes ciudades indias. Estas manufacturas también sirven como dormitorios para obreros pobres —en su mayoría migrantes—.